A nadie le gusta que le den calabazas. En el amor de pareja se juegan muchas de nuestras esperanzas, nuestros vacíos y nuestros traumas. Por eso, superar un rechazo amoroso a veces no es tan fácil. Siempre depende de muchas circunstancias.

La pérdida de un gran amor puede ser devastadora si dentro llevamos una semilla malsana de sentimientos de abandono. Asimismo, cuando nos pilla en una edad, o en un momento de la vida en el que estamos altamente vulnerables. Si hay engaños, o maltratos también puede volverse muy difícil superar un rechazo amoroso.

Pese a todo, siempre se puede. Levantarse y seguir adelante nunca es fácil, pero tampoco imposible. En la tarea de superar un rechazo amoroso, a veces ayuda seguir unos consejos básicos. Estos son algunas de esas claves que podrían hacer más fácil el camino.

“Donde no puedas amar, pasa de largo”.
-Friedrich Nietzsche-

 

REVISAR LA HERIDA PARA SUPERAR UN RECHAZO AMOROSO

Lo primero que debes hacer, aunque duela, es quitar la venda improvisada y revisar la verdadera dimensión de tu herida. ¿Qué fue lo que en verdad perdiste? Es importante que respondas a esa pregunta con la mayor honestidad. A veces no perdemos el gran amor de nuestra vida, como lo creemos, sino una serie de ilusiones y expectativas que habíamos puesto en esa relación.

También es posible que lo más doloroso no sea la pérdida en sí. En ocasiones, duele más la vida, el ego. Quizás traemos de tiempo atrás una cierta duda sobre nuestro valor, con nuestro amor propio ya herido. La pérdida no hace más que mostrarnos esa realidad sin anestesia. Para superar un rechazo amoroso debemos desglosar lo que en verdad estaba comprometido allí.

 

EXPRÉSATE POR TODOS LOS MEDIOS POSIBLES

Los sentimientos que no se expresan suelen convertirse en fuentes de malestar. Muy especialmente cuando se trata de sentimientos negativos. Por eso hay que abrir todos los canales posibles para manifestarlos.

Esos canales son muchos, no solo el de hablar una y otra vez acerca de lo ocurrido. Se puede escribir, por ejemplo. Cuantas veces sea necesario. Se puede pintar ese dolor. También, incluso, se puede bailar. Todo aquello que permita sacar fuera esos sentimientos es válido para superar un rechazo amoroso.

 

GESTIONAR EL ENFOQUE

Debido al impacto psicológico de la pérdida, lo usual es que el pensamiento se llene de un manto sombrío. Sin darte cuenta, comienzas a fijarte solamente en los aspectos más negativos de todo. Eliges sin quererlo las interpretaciones más dolorosas de los hechos y te enfocas en todo lo malo que hay en el mundo.

Es importante que no te dejes llevar por esto. Lo que debes hacer es reenfocar tu atención de una manera que sea más constructiva para ti. No permitas que el dolor invada todo tu ser, porque se trata de un camino que no te conduce sino a la amargura. Esfuérzate por traer pensamientos positivos a tu mente. Empeña tu voluntad en apreciar todo lo bueno que aún queda. Esto será de gran ayuda para superar un rechazo amoroso.

 

LIBÉRATE DE LOS PENSAMIENTOS ESTEREOTIPADOS

La cultura insiste en que una pérdida o un fracaso son totalmente indeseables. Está totalmente probado que esto no es cierto. Primero, porque tales situaciones son inevitables. Todos los seres humanos pasamos por ahí. Y segundo, porque no hay mayor oportunidad para crecer que las experiencias difíciles.

Un rechazo amoroso no es el fin del mundo. Así haya telenovelas y canciones que lo digan. Todo lo contrario. Todo final también marca un comienzo. Sucede lo que debe suceder. Y siempre es positivo, si tú quieres que sea positivo.

 

APROVECHA PARA HACER CAMBIOS EN TU VIDA

Si sientes que no puedes seguir viviendo así, magnífico. Es hora de que te enfoques al cambio. No pienses en la persona que perdiste, sino en los demás aspectos de tu vida. Siempre hay algo que desechar, siempre hay algo que emprender. Concéntrate en eso.

Nada mejor para superar un rechazo amoroso que introducir novedades. Aprender algo nuevo siempre es una excelente alternativa. Es una actividad que ocupa tu mente y que te levanta la mirada para que la enfoques en nuevos horizontes. También es aconsejable comenzar a frecuentar nuevos círculos sociales o empeñarte en introducir nuevos hábitos.

Debes ser consciente de que nada de lo que hagas va a quitarte el dolor automáticamente. Las heridas del corazón siempre exigen tiempo. No te apresures. Tolera el sufrimiento y piensa que este también ayuda a crecer. Alimenta la esperanza y no caigas en el aislamiento, ni en el victimismo. Confía en que todo va a salir bien, ¿acaso no te has levantado ya otras veces?

5 claves para superar un rechazo amoroso