La acupuntura es otra de los tantos tratamientos de la medicina tradicional china. Su uso se ha extendido en los últimos años y cada vez tiene más adeptos. Entendamos que la acupuntura, es una disciplina o técnica oriental, que se basa en la estimulación de ciertos puntos en el cuerpo, utilizando agujas finas. Con esto se busca volver al organismo al equilibrio natural y conseguir la sanación del paciente. La acupuntura busca el equilibrio, por lo que no trata de sólo curar una determinada enfermedad, sino también de curar por completo el cuerpo para estar en armonía.La acupuntura busca un estado saludable en las personas, y que se sientan sanas por dentro y por fuera. La medicina tradicional china divide el cuerpo en los meridianos, que son canales de energía vital (chi), que recorren todo nuestro cuerpo. Estos se complementan con los distintos órganos. Laacupuntura entonces se dedica a ubicar estos meridianos para combatir diversos problemas o enfermedades que nos pueden estar afectando. La punción sobre estos puntos o canales energéticos con las agujas, hace que el flujo de energía se vuelva a restablecer en cada parte del cuerpo hasta tener todo en equilibrio. Además se estimula la producción de algunos compuestos químicos en el organismo que se relación con la sensación de dolor.

La técnica de la acupuntura, utiliza agujas muy finas que pinchan los puntos específicos, según el diagnóstico que se haga del problema que aqueja a cada paciente. En la actualidad las agujas que se usan son agujas estériles desechables, para no contagiar al paciente con ninguna otra enfermedad y darle la máxima seguridad a este, al igual que con las jeringas en un centro médico. Cada uno de los puntos donde se colocan las agujas, se basan en tres principios: buscan reequlibrar, estimular o sedar el flujo vital. Los puntos más importantes son los que regular el fondo energético, y se sitúan de los dedos a codos en los antebrazos y de rodillas a pies en las piernas.

Para la medicina tradicional china, los órganos cómo las entrañas o vísceras poseen funciones asociadas, que son mucho más amplias que lo que se cree en la medicina occidental. En el caso del corazón, este regula el flujo y el ritmo de la sangre y los vasos, pero para la medicina china, también se encarga de controlar el pensamiento, la memoria, el habla, o el sueño y esto se refleja en la lengua.

SUS BENEFICIOS

La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha publicado documentos donde anima a que se hagan más estudios clínicos sobre acupuntura para validarla y para que se mejore su aceptación por la medicina moderna. Además la prefieren por ser más económica y simple que otras técnicas. Desde 1979, la reconoce como efectiva para tratar cerca de 49 enfermedades y problemas del organismo. Además, en 2010 la Unesco la declaró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La acupuntura estimula al cuerpo a resistir enfermedades y a corregir los desequilibrios energéticos. Además logra que el cuerpo por sí mismo genere elementos químicos que disminuyen la sensación de dolor del cuerpo. En el cuerpo hay cientos de puntos de acupuntura, entre los 14 mayores meridianos, según la medicina tradicional china.

Entre los múltiples beneficios que puede curar la acupuntura, están:

  • Estimulación y reactivación de la función celular de la sangre
  • Favorece la eliminación de toxinas.
  • Aumento de la concentración de oxígeno en la sangre
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico.
  • Equilibrio de la tensión de los nervios y los relaja.
  • Favorece el riego sanguíneo.

La acupuntura también puede tratar cefaleas, dolores musculares, problemas del estómago, problemas de piel, rinitis, asma, sinusitis, psoriasis, esguinces, torceduras, hemorroides, bronquitis, reumatismo, trastornos menstruales, entre muchas otras cosas. Además muchos estudios señalan que puede servir como terapia legítima para combatir la infertilidad, algunos problemas oftalmológicos, intestinales y relaciones a las adicciones, como el alcoholismo, tabaquismo y en algunos casos, obesidad, depresiones o ansiedad.

Este tratamiento no se recomienda para los siguientes casos: personas con tratamientos de anticoagulantes, con problemas hemorrágicos, con lesiones de columna o en las articulaciones (graves), con tumores malignos, cuadros infecciosos graves, si tiene marcapasos cardíaco, o mujeres en determinadas etapas del embarazo. Tampoco se recomienda a gente que no tenga energías, como los pacientes con anemia o gente muy anciana.

sanoynatural.cl