Por Carmen Luz Ibarra

Este sábado 3 de septiembre próximo el destacado conferencista y escritor puertoriqueño Nick Arandes estará en Chile ofreciendo el taller “Ahora mismo lo tienes todo” para abordar temas como soltar el control, dejar ir las preocupaciones, conectar con la verdadera abundancia, transformar los conflictos y liberarse de los miedos.

Es la primera vez que Nick visita Chile para compartir su mensaje y experiencias, aunque el mismo aclara que no es un maestro ni viene a enseñarnos nada: “El objetivo para mí no es buscar seguidores, sino que recordar a todo aquel con el que me encuentro que somos parte de lo mismo, somos amor, somos paz”. Lleva más de 20 años en la senda de la autoayuda, ha escrito cuatro libros e innumerables artículos, entregando inspiración a miles de personas que le han conocido y que han hecho un cambio en su vida, tras comprender que nos han enseñado desde pequeños a intentar tener control sobre nuestra vida y a obtener “cosas”, buscando afuera lo que creemos que nos va a hacer felices.

En conversación exclusiva con Nueva Mujer, el autor portorriqueño cuenta que, tras años de buscar respuesta en una serie de técnicas y aprendizajes, en el año 2007, una cadena de sucesos lo llevó a estudiar “Un Curso De Milagros” e iniciar un cambio profundo en su vida, una toma de conciencia que lo llevó a entregarse al Creador, en un acto de rendición como dice él.

Fue un momento en el que, tras años de haber enseñado con éxito principios espirituales, prácticamente tocó fondo. Se quedó sin dinero, sin casa y fue diagnosticado con un tumor en la tiroides. Cansado de cómo se desarrollaba su vida tomó una decisión que jamás pensó que tomaría: agarró todo lo que había leído y seguido, lo echó en un par de cajas y lo regaló al Ejército de Salvación. Ese fue el inicio de un camino que lo llevaría a conectarse con su maestro interno y reconocer que todo lo que estaba buscando está dentro.

“Cuando puse a un lado todo lo que estaba buscando, dos cosas comenzaron a suceder, primero comencé a experimentar una paz un poco más profunda por esta conexión interna con mi ser y me di cuenta que mi vida no era para estar adquiriendo nada sino para que pudiera servir al prójimo”, precisa.

Ejemplifica con la toma de conciencia que tienen aquellas personas que, teniendo mucho bienestar material, se enfrentan en un momento de su vida a una situación como un cáncer: “ahí se hace una toma de conciencia, todo lo que han vivido y sacrificado no es importante y ahí tienen una toma de conciencia espiritual y se dan cuenta de que todas esas cosas no eran necesarias, que estaban intentando sostener un estilo de vida que realmente era para impresionar y tratar de buscar amor porque creían que se lo merecían solo cuando tenían cosas, cuando podían dar cosas…ése es es el cambio que le planteo a la gente: no tienen que llegar a un quirófano para hacer un cambio de mentalidad ahora. Eso es lo que pasa cuando dejas ir, cuando sueltas estás haciendo ese cambio de mentalidad, antes de que llegues a una situación extrema”.

¿Pero ese dejar ir significa dejar ir cosas en el plano materia como un trabajo, una familia, etc?
Nick aclara que no, que al “dejar ir” tú no estás dejando un trabajo, no estás dejando tus hijos, no estás dejando tu familia, “lo que estás es cambiando de mentalidad porque el cambio es interno no externo. Una vez que se hace el cambio interno, entonces lo externo de alguna forma va a reflejar todo aquello que valoro, y si valoro la paz como lo más importante, naturalmente me encontraré haciendo cambios en mi vida para apoyarme en eso y quizás muchas personas vean que estaban haciendo un trabajo por tantas horas para sostener tres coches , tres casas y una familia, cuando a lo mejor puedo vender dos casas y dos coches y vivir una vida más en paz y tranquilo… estoy soltando literalmente todo aquello a lo que estaba aferrado”.

Sé que pasaste por muchas cosas antes de llegar a este encuentro contigo ¿Cómo fue ese entendimiento, esa conexión con el amor ¿Qué sentiste cuando descubriste y dijiste este es el camino…esto es?

El encuentro con el amor ha sido más gradualmente. Sí te puedo decir que fue lo que me hizo cambiar mi percepción de todo eso. Yo estaba en el mundo de autoayuda por más de 20 años, inclusive yo enseñaba cosas y compartía muchas de esas cosas, pero por un lado yo me sentía muy incongruente porque yo te podía enseñar cómo hacer estas cosas, pero mi vida en realidad no era un ejemplo de eso, mi vida estaba con todos esos miedos escondidos debajo de la alfombra. Entonces, en noviembre de 2007 yo sentí que yo necesita hacer un cambio en mi vida, pero no sabía en qué dirección tirar porque yo tenía todas las estrategias, había estudiado todas las estrategias con todos los expertos, entonces me preguntaba ¿A dónde voy?

Ahí fue cuando literalmente yo me rindo, la rendición fue una forma de decir- para algunos efectos no sé si hay personas que se sienten incómodas o cómodas con él término Dios-pero para mí simplemente fue una forma de decirle me rindo completamente ya yo no sé qué hacer con mi vida. Eso es dejar ir. Lo que yo experimenté fue una tranquilidad, mis problemas no se resolvieron ni significa que mi vida cambió instantáneamente, pero de lo que sí me di cuenta es que cuando solté todo me sentí con una gran tranquilidad, porque estaba abriendo mi mente, mi corazón al amor que está siempre ahí diciéndome “no tienes que luchar por encontrarme, simplemente tienes que soltar todas las barreras que has interpuesto”.

¿Y qué sucedió con todo lo que habías aprendido antes, con todas las técnicas espirituales y conocimientos recibidos?
Cuando ese momento llega yo agarré todos los materiales de lo que había aprendido en año pasados y se los regalé al Ejército de Salvación, ahí fue donde me abrí completamente. Fue entonces que me llegaron tres pensamientos muy críticos, no digo que me llegó una voz ni nada especial, simplemente un sentimiento.

¿Qué recibiste en esos tres pensamientos?
El primero dice“tú no estás aquí para enseñarle a nadie como manifestar sus sueños porque tú no sabes lo que es el mejor interés para ellos”.
T
ú me puedes llamar a mí para que te ayude a manifestar algo, y te puedo hacer un coach, pero cómo sé yo que esto que estoy haciendo por ti tal vez puede ser peor que te puedes imaginar, quién soy yo.

Luego viene el segundo pensamiento que dice “Tú no estás aquí para enseñarles a manifestar nada porque ni ellos saben lo que es en mejor interés para ellos”. Yo no sé lo que puede ser en mejor interés para ti ni tú tampoco, pero ellos se creen que saben lo que creen que los hará feliz. Por eso hay que tener cuidado con lo que se pide porque puedes terminar obteniéndolo. En ese momento cuando me llega esa toma de conciencia, yo en un momento, chistosamente me vi me que quedé sin trabajo y me dije ¡Qué voy a hacer entonces! Y ahí fue donde me llegó mi tercera toma de conciencia: “Tú estás únicamente para enviármelos a mí”.

En ese momento yo sentí que me quité un gran peso de encima porque no tengo que preocuparme por ser un experto en nada, no tengo que pretender que soy un gurú, simplemente soy una oveja que mira al resto del rebaño y le dice solo hay un pastor, sigue al pastor porque él te va a guiar. Si yo tratara de ser el experto y ser la oveja que está salvando a las otras, el rebaño se estaría dividiendo entre el verdadero pastor y el ego que sería yo en ese caso.

El amor eres tú
“Mi vida ha sido una rendición total, un dejar ir un soltar a ese pastor, y ese pastor del que estoy hablado no lo vas a encontrar en el mundo, lo vas a encontrar en tu corazón” precisa Nick.

Explica que en este encuentro “tienes que comenzar a desarrollar una relación con ese pastor, que es una relación contigo mismo y eso es prácticamente todo lo que yo hago. Yo no hago nada especial, simplemente comparto no solo mi experiencia sino más bien un reconocimiento de que el amor eres tú”.

“No tienes que ganarte la vida, no tienes que luchar por nada, simplemente es reconocer quien eres, por eso en la misma Biblia se dice desde hace mucho tiempo, sin entrar en religiosidad: “busca primero el Reino de los Cielos y su justicia y todo se te dará por añadidura”, pero agarramos esa frase y la tergiversamos desde el personaje pequeño y decimos ¡Ah entonces si me meto en la espiritualidad se me manifiesta todo eso! Entonces te das cuenta una vez más que las personas no quieren la espiritualidad ni recordar quienes son, sino que quieren la espiritualidad porque les interesan las añadiduras. Pero si analizamos, lo que dice esa frase es que si buscas primero el Reino de los Cielos -que es otra forma de decir “si recuerdas quién eres, todo se te dará por añadidura porque es parte de ti”- todo eso por lo que estoy luchando, lo que estoy tratando de buscar es una manera de negar la realidad de lo que ya yo soy.

Cuando sueltas y dejas ir estás soltando para tomar conciencia de lo que siempre eres, de lo que siempre has sido y de lo que siempre serás.

¿Por qué todos estos distractores en esta gran sala, los problemas, que nos enredemos con el ego, qué sentido tienen todos estos distractores que nos desvían de ese encuentro, de ese recordar

Todos esos distractores son los que yo coloco ahí porque a un nivel más profundo tengo miedo a recordar quién soy. Los distractores no están ahí para distraerme soy yo quien los estoy eligiendo, pero no me doy cuenta, porque tengo miedo a recordar la naturaleza de lo que soy, es la culpa inconsciente de la que se habla, el miedo al ser, a mi realidad. Hay una frase que dice “no es a la oscuridad a la que le tienes miedo, es a la luz”. Entonces como yo estoy huyendo de la luz, porque le tengo miedo, yo proyecto lo que se conoce como oscuridad, entonces el mundo está reflejando constantemente lo que yo de verdad deseo… ¿qué estoy deseando? Estar separado porque le tengo miedo a mi ser. Por lo tanto, ahora lo que tenemos que hacer es tomar conciencia de que tu ser te ama, te adora.

Acuérdate de una cosa, la religión te enseña un Dios que castiga ¿quién no le va a tener miedo a ese Dios? Pero qué es lo que se te está enseñando ahora: que tú eres Dios , tú eres ese amor. Tenemos que dejar de lado todas esas creencias que son obstáculos y a partir de eso lo que queda es lo que siempre fue, entonces los obstáculos no te distraen. Porque sabes que lo que deseas es esa paz, esa quietud… ya no estoy tratando de manipular la situación para buscar o encontrar lo que me falta. Ahora lo que deseo es esa paz y una vez que tienes conciencia de eso ya estás en los brazos del amor.

Pronto estarás en Chile para tu taller, ¿qué mensaje le envías a los chilenas y chilenas que leen esta entrevista?
Que eres inocente, que hay un amor que te sostiene y que eso es lo único que tienes que recordar, que todo sentido de carencia o de miedo surge a raíz de creer que estás solo y no estás solo.

 

UN CURSO DE MILAGROS

Este libro es clave en el camino de Nick y en los mensajes que entrega en sus charlas y en su último libro “Lo que pasa cuando dejas ir” (2008). En el no aparece el nombre de ningún autor a pesar de que fue escrito por Helen Schucman con la ayuda de William Thetford, mediante un proceso de dictado interno rápido recibido por Helen, cuando ambos estaban trabajando como catedráticos de psicología médica en la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Según se señala en la introducción del libro, a “ambos se les hubiera podido calificar de cualquier cosa menos de ser personas espirituales. La propia Helen se describe a sí misma en el momento de iniciar el trabajo como una persona conservadora y de ideología atea”.

El Curso se compone de tres libros que son: El Texto, el Libro de Ejercicios y el Manual para el Maestro.
Los ejercicios se deben hacer en los tiempos planteados por el mismo ejercicio. Algunos se hacen dos o tres veces en el día, otros deberán hacerse cada hora e incluso hay algunos que deben hacerse cada 15 minutos.

El primer ejercicio (de un total de 365) te pide mirar a tu alrededor y aplicar esta idea de manera muy concreta a todo lo que veas: “Nada de lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar] significa nada”. Por ejemplo: Esa mesa no significa nada… Esa silla no significa nada… Esta mano no significa nada… Este pie no significa nada”

El segundo ejercicio, similar al anterior, te pide mirar a tu alrededor y luego ir extendiendo tu mirada más allá con la frase: “Le he dado a todo lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar] todo el significado que tiene para mí”.

El taller que realizará en Chile, “Ahora mismo lo tienes todo”, se realizará el sábado 3 de septiembre en el Club Providencia y tiene un valor de 25 mil pesos. Toda la información sobre la visita de Nick Arandes se encuentra en la página de Facebook nickarandeschile. Inscripciones y consultas en el correo nickarandes.chile@gmail.com

 

Banner dos