Por Jerónimo García
Los antiguos sabios chinos cuando hablaban sobre la Alquimia Interior, lo hacían en un lenguaje que para el no iniciado, resulta confuso e inteligible, por ejemplo, se utilizan  términos como: El Horno, los Calderos, los Tan-t´ien (Campos de Elixir), los Tres Tesoros, el Elíxir Dorado, el Ch´i, la Cópula del Dragón y el Tigre, el Cuervo Dorado y el Conejo de Jade, la Órbita Microcósmica, etc.

Todo este antiguo conocimiento y sabiduría sobre los procesos internos de desarrollo, hoy en día están siendo revelados, para que tú puedas tener acceso a estos ancestrales secretos que conducen a la salud, la longevidad, la lucidez y plenitud de funciones en edad avanzada, incremento en la creatividad, el manejo consciente de los estados de percepción y la vivencia del “Éxtasis Curativo”.

Principios Fundamentales de la Alquimia Sexual Interior

1.    Antes de nuestro nacimiento, éramos parte del Tao. Desprovistos de forma e “indiferenciados” del Tao, no estábamos sujetos ni al nacimiento ni a la muerte, ni al crecimiento ni a la degeneración. En semejante estado, no hay forma, ni mente, ni cuerpo, ni sentido, ni sentimiento.

2.    Cuando coinciden las energías generadoras del padre y de la madre, cierta energía del Tao entra en el vientre de la madre para formar al feto. El feto representa una separación del Tao: ha tomado una forma y no es “indiferenciado” del Tao. Sin embargo, encerrado en el vientre de su madre, el feto aún no ha tenido contacto con el mundo material, así que su energía es aún prístina.

3.    A medida que crece en el vientre de la madre, el feto se diferencia y desarrolla. Cuando su forma es completa, sale del cuerpo de la madre y se convierte en una entidad independiente. En su primer contacto con el mundo, su energía interior está formada por tres componentes (los Tres Tesoros): energía generativa (ching), energía vital (ch´i) y energía espiritual (shen). Cuerpo y mente empiezan a separarse.

4.    A medida que el bebé crece y pasa de la infancia a la juventud y la edad adulta, las tres energías se van disipando. La energía generativa se escapa con el deseo sexual, la energía vital se pierde con el desarrollo de las emociones y la energía espiritual se debilita con el aumento de la actividad mental.

5.    Las personas comunes no están conscientes de que la pérdida de sus energías es la causa de la mala salud, del envejecimiento prematuro y de la muerte.

6.    La práctica de la Alquimia Interior principia con la toma de consciencia de que la fuga de energía es la causa de muchos problemas físicos y mentales en la vida. A través de una serie de transformaciones internas, podemos recobrar la energía que recibimos antes de nacer. Así, somos capaces de alcanzar salud y longevidad y volver al estado originario “indiferenciado” para unirnos de nuevo con el Tao.

7.    La longevidad implica recuperar la salud y detener el proceso de envejecimiento. A su vez, la inmortalidad es dejar en libertad al espíritu para que se reúna de nuevo con el Tao cuando la “cáscara” del cuerpo muera.

8.    En este sentido, la longevidad es un medio para la inmortalidad, y la prolongación de la vida en la esfera mortal nos da tiempo para prepararnos a dejarla de una manera adecuada. A este fenómeno le podríamos llamar “trascendencia”.

El Taoísmo alquímico interno es una de las opciones más rigurosas de entrenamiento espiritual, equivale a escalar un acantilado. Para seguir esta senda de formación espiritual se necesita la guía de un maestro experimentado. Sin constante retroalimentación y un programa sistemático de entrenamiento, la práctica de la Alquimia Interna puede resultar peligrosa.

Ni los maestros aceptan alumnos a la ligera, ni la búsqueda del maestro debe hacerse apresuradamente. Aunque es posible tener varios maestros, esto no es aconsejable durante los primeros estadios del entrenamiento, en estas etapas, es preferible seguir un solo programa de entrenamiento. El Maestro Mantak Chia es uno de los pilares en el mundo en la enseñanza de este fascinante arte amatorio. (Anexo curricula)

Los cultivadores de la Alquimia Interna están de acuerdo en ciertos principios generales y en los estadios de la transformación, sin embargo, difieren en las técnicas utilizadas. Estas diferencias han dado lugar a sectas y programas de formación que a veces resultan conflictivos.

Existen dos enfoques básicos de la Alquimia Interior: La Vereda Singular y la Vereda Emparejada.

Se le llama Vereda Singular, porque en ella, los practicantes realizan sus transformaciones alquímicas sin recurrir a la energía que les puede transmitir una pareja sexual. Aquí, la energía interior se cultiva regulando la actividad sexual y reduciendo a su mínima expresión el deseo sexual.

En la Vereda Emparejada se utilizan técnicas sexuales en pareja para llevar a cabo transformaciones alquímicas. La Alquimia Sexual ha formado parte de la Alquimia Interna Taoísta desde los tiempos de Wei-Po-yang, en el siglo II de nuestra era. Estas técnicas pretenden almacenar energía generativa para la transmutación de ching (energía generativa) en ch´i  (vital) y ésta en shen (espiritual).

Autor: Prof. Jorge “Jerónimo” García Zenteno.
Sexólogo Educador y Especialista en Sexología Taoísta.
Senior lnstructor del Universal Healing Tao System del Grand Master Mantak Chia de Tailandia.
Profesor de Artes Marciales Chinas y Filipinas (Wing Chun Kuen Kung Fu, Kali – Escrima), de Chi Kung, Tao Yin y Chi Kung Sexual.
Premio Sol de Oro 2006, otorgado por El Círculo Nacional de Periodistas, A. C.

www.taodelamor.com