Si tienes la posibilidad de amar a una mujer que danza con la luna, ámala. Es tu oportunidad de vivir un tipo de amor lo más intenso posible. Ámala porque ella así lo hará contigo, te respetará y te brindará la intensidad que hace tiempo no vivías. Con ella no existirán fronteras, tiempos, ni espacio, el tiempo se hará tan relativo que tú mism@ te sorprenderás.

Ella es cíclica, y debes ser capaz de amar cada una de sus fases y respetarlas. Ámala con su luna nueva, creando y tejiendo redes de amor hacia los demás. Ámala con su luna creciente, emprendiendo cada desafío. Ámala con su luna llena, excitante y desbordante de energía. Ámala y abrázala con su luna menguante, donde haga catarsis de su ciclo.

Contenla cada vez que lo necesite, la verás tan independiente que se te olvidará que ella es frágil, que una vez al mes necesita llorar y necesita tenerte cerca para sentirte, una mujer así quiere estar con alguien que la proteja, ella no necesita a nadie, ella decide compartir su historia por la evolución de su existencia y ayudarte en la tuya.

Si amas a una mujer que danza con la luna, ámala de verdad porque te sorprenderá la llegada de ella a tu vida. Existirá un antes y un después en ti, cambiará cada espacio de tu vida. Te hará sentir un éxtasis cada vez que te ame, porque ella cree y siente que nuestras vidas se van entrelazando y sabe que la maravillosa oportunidad de vivir hay que hacerlo con intensidad. Te pedirá más y más, porque ella no se conforma con poco, ella lo quiere todo, y si no se lo das, lo busca sola. Ella te amará en las noches y en los días y te pedirá que la ames en el balcón, en la cama, en los autos, en la alfombra, en la noche y en el día, te amará en cada lugar que puedas imaginar.

Si amas a una mujer que danza con la luna, ámala de verdad porque te regalará los momentos más conectados con tus sentidos, jugará con los alimentos, brindándote experiencias en sabor inimaginables, creará huertos y plantas, con su creatividad embellecerá todo a su paso, prenderá inciensos y velas, disfrutará del canto, la risa y las largas conversaciones al lado de un vino. Ámala cuando dude y no sepa quá decisión tomar, ámala cuando críe a los niños, cuando trabaje y cuando tome su bicicleta para irse al trabajo. Ámala porque ella es fiel con su esencia.

Ella te llevará a lugares que no sabrás que existen, te pondrá de frente con tus mayores miedos, te ayudara con tu propia sombra y te abrazará en medio de la tormenta. Te exigirá que estés a un nivel intelectual, emocional y pasional mucho más alto, y es porque ella quiere que te superes, no por ella, solamente por ti. Ámala y ama cada detalle que exista entre ustedes, disfruta de las tardes por los parques, de las canciones compartidas, de los ataques de llantos y sobretodo ámala dormida.

Si amas a una mujer que danza con la luna, ámala, pero ámala de verdad, porque ya la han amado antes y tod@s la recuerdan como la gran mujer de sus vidas, ella pasa por la vida de sus parejas entregándose y entregando lo que más puede. Recordará a cada pareja como sus grandes maestr@s, l@s amará y l@s bendecirá con muchísimo amor, y te sorprenderá la forma en la que l@s recuerda, siempre con mucho respeto. Ella ha vivido grandes amores y debes saber lidiar con eso.

Si amas a una mujer que danza con la luna, ámala de verdad en la lluvia, y simplemente caminando por la playa, escúchala y plantéale grandes conversaciones, ella trae recuerdos ancestrales y le gusta estar alrededor del fuego, escuchando, conversando. Pasará sus noches viendo la luna, contándote historias, y sobretodo sintiendo la influencia de ella en su vida. Vivirá con los cuatro elementos en su vida constantemente, el fuego ayudándola a trasmutar y comprendiendo el’ para qué’ de las cosas, el agua enseñándole a fluir, el aire dando energía para no estancarse y purificando, y la tierra recordándole siempre de donde viene.

La mujer que danza con la luna, ama su autonomía y debes saber que si ella decide pasar contigo un momento de su vida, ese momento va a ser eterno en la existencia, aprovéchalo, porque ella cuando se da cuenta que su ciclo se cumplió, se pone la mochila y emprende su rumbo. Ella brilla contigo o sin ti.

Si conoces a una mujer que danza con la luna atrévete a vivir la experiencia más intensa de tu vida, te amaran como muy pocas veces lo viviste, reirás como jamás lo hiciste, sentirás cada espacio de tu cuerpo y te emborracharas de su excitante energía envolvente.

Ella es hermana de todas las mujeres, ama a los niños como propios y respeta cada proceso, si ves una por ahí, la verás haciendo yoga, danza, meditando o simplemente disfrutando. Ha viajado por el mundo, sabe que somos una pequeña parte, toma conciencia del Planeta, cuida su templo llamado cuerpo, no deja que entren todos, se reúne con las mujeres en cada luna llena, agradece su linaje materno, admira las enseñanzas de su padre, respeta su historia ancestral y sobretodo cree en el amor. Aprendió a perdonar y disfruta de su soledad.

Si tienes la posibilidad de amar a una mujer que danza con la luna, piénsalo bien, porque tu vida no será igual después de eso, aunque siendo sincera atrévete, vívelo y siéntete agradecid@ de esta oportunidad.

Si tienes la posibilidad de amar a una mujer que danza con la luna, ámala, pero ámala de verdad.