Por Sano y natural

La Árnica constituye un remedio natural y efectivo para el organismo. Comprende un género de 30 especies de plantas perennes y herbáceas que son parte de la familia de las asteráceas. El nombre significa piel de cordero, y esto se debe a que al tocar sus hojas, estas son suaves y peludas. Este tipo de plantas se ha utilizado tradicionalmente para tratar algunos tipos de traumatismos y otro tipo de dolores. Son originarias de las zonas montañosas y sus flores son amarillas, y surgen con los primeros calores del verano.

La más conocida de estas es el Árnica Montana, una planta medicina, pero que también es tóxica, por lo que no debe ingerirse si no la recomienda un médico. Esta como otras se sus especie, contiene helenanina, un compuesto químico esencial para preparados antiinflamatorias. Es por esto que es común que se use para golpes o caídas, ya que esta sustancia aumenta el flujo sanguíneo en la zona aplicada. Si se usa inmediatamente después, será mejor para prevenir el surgimiento de moretones.

VARIEDAD DE TRATAMIENTOS

Las plantas de Árnica sirven para una gran cantidad de tratamientos. Ya señalamos que es muy buena para los síntomas post traumáticos, entre estos están también los esguinces, luxaciones o algias. Es muy recomendada y se dice que hace bien para las operaciones quirúrgicas, odontológicas y labores de parto (antes, durante y después). Es útil para casos de anorexia nerviosa o postraumática, como también para apendicitis o en el síndrome de fatiga crónica y para los síntomas que causan cansancio o agotamiento.

Para las enfermedades vasculares, de plaquetas, en los accidentes cerebrovasculares, cardiopatías o en las relacionadas con hemorragia, se plantea que es efectiva en los tratamientos. También para las personas que tienen fatiga en cuerdas vocales, faringitis, laringitis, afonías y disfonías. En el caso de los niños o ancianos, es bueno para tratar la incontinencia nocturna, que es un problema generado por la emisión sin control e involuntaria de orina durante el sueño. En los embarazos y menstruaciones adelantadas, es recomienda, como para trabajar sobre pequeños furúnculos de la piel, en el acné, etc. Para las gripes, un complemento perfecto, es el Eupatorium Perfoliatum, un remedio homeopático, que tiene componentes de la eupatoria, planta de las asteráceas.

FORMAS DE CONSUMO

La Árnica puede utilizarse de diferentes formas, pero como más se consume es por medio de infusiones. Se puede preparar como tintura. Para esto, se deja macerar las flores durante diez días en alcohol. Luego se filtran y la tintura se bebe (lo recomendable es echar 30 gotitas en un vaso de agua) de forma diaria. Esta también se puede usar para uso externo, frotando sobre la parte del cuerpo que esté afectado por el dolor de alguna caída o golpe. Se usan compresas para este fin. En el caso de infusiones, la preparación consiste en diluir las hojas y flores en un litro de agua.

Luego se pueden ingerir cuatro tazas por día. Estas son recomendadas para problemas de insomnio, fatiga, cansancio e incontinencia nocturna en niños. Este tipo de planta es segura mientras se use adecuadamente. En el caso de remedios homeopáticos debe usarse con recomendación de un médico. Además, nunca debe aplicarse sobre heridas abiertas o en zonas que no tengan piel. Otros preparados con Árnica, son derivados de timol, utilizados como vasodilatadores para capilares sanguíneos subcutáneos. También se puede fumar como sustancia negra, en un preparado dulce y grato. La única dificultad es que causan estornudos.

www.sanoynatural.cl/comunidad/