Por Todos Juntos

Una investigación publicada por la revista American Journal Pediatrics indica que en las familias que comen juntas, los niños tienen 35% menos de posibilidades de desarrollar trastornos alimentarios. También son 24% más propensos a comer sano y tienen 12% menos de posibilidades de ser obesos.

Otro estudio de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, apunta que “las comidas familiares deberían ser una parte de una gama de rutinas y rituales familiares que reflejen las creencias y prioridades en la crianza”.

En otras palabras, el tipo de familias que comen juntas son también las que disfrutan de realizar otras actividades juntas. Eso es lo que les lleva al éxito. Para las familias modernas cenar todos los días juntos es un objetivo difícil de alcanzar. Para algunos de nosotros, sentarnos alrededor de la mesa con nuestra familia es, sencillamente, imposible.

Si uno trabaja en turnos o viaja a menudo, no tiene la opción de sentarse a cenar con sus niños día a día.

Pondré como ejemplo mi propia crianza. Nací en los años 70 y crecí en los 80. Mis dos padres tenían trabajos de tiempo completo. Era raro que nos juntáramos a cenar todos por la noche.
¿Quiere esto decir que tuve una infancia peor que el resto? ¡De ningún modo!

De hecho me beneficié en otros aspectos. Constantemente había algo de comer en casa. Mamá siempre cocinaba una tarta o cualquier otra cosa deliciosa que pudiéramos calentar al regresar de la escuela.

Como consecuencia, mi hermano y yo aprendimos a ser independientes.

La única regla que mi mamá y mi papá establecieron fue que cada domingo todos nos sentábamos alrededor de la mesa para una almuerzo familiar en su sentido más tradicional.
Pasar tiempo juntos, no necesariamente comiendo, es una manera igualmente buena de crear hogar.

Esa es la clave. Pasar tiempo juntos, no necesariamente pasar tiempo comiendo juntos. Jugar, hacer ejercicio, entretenerse con juegos de mesa… todos cuentan de igual manera.
Todos ellos pueden crear lazos familiares, y al mismo tiempo son compatibles con los ritmos de vida de cada uno.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/

Comentario Todos Juntos:
Vemos a la familia como un pedazo, una pequeña célula del sistema global que es la sociedad. Es la familia la base que nos permitirá establecer una conexión correcta entre nosotros y que se corresponda con la Naturaleza, en la que existe la cooperación mutua y la unidad. La “célula” de la familia de acuerdo a este principio, es como una parte del “cuerpo” común. Por ello es importante desarrollar allí vínculos de apoyo mutuo y confianza mediante, por ejemplo, conversaciones o cenas. Cuando yo me conecto con ellos, adquiero algo en común con ellos, deseos comunes y entendimiento de que podemos llegar a decisiones juntos, este ejemplo, en el hogar no llevará a vivir en una sociedad más humana.

www.todosjuntos.cl