A la hora de reparar la autoestima, tras la relación con un narcisista, lo que necesitamos es autocuidado y coraje. Aunar valentía para sanar heridas y recuperar la confianza perdida.

¿Cómo reconstruir mi autoestima tras la relación con un narcisista? Esta es una pregunta que suelen hacerse muchas personas. Lo hacen al ser conscientes de las secuelas que quedan tras un vínculo basado en el sufrimiento y el boicoteo constante. Así, algo que conviene saber en primer lugar es que esta artesanía de reconstrucción y sanación no es un proceso fácil.

Hay quien ha pasado años junto a un narcisista. La vida al lado de este perfil de personalidad implica, por ejemplo, que en un momento dado la persona abra los ojos, identificando varias ideas que había ignorado. La primera, es que hacer vida junto a estas personas duele. La segunda, suele haber un periodo muy largo en que se tiene plena conciencia de que lo mejor, es finalizar esa relación. Sin embargo, el corazón no puede, la dependencia es un pegamento muy poderoso alimentado por el miedo.

Hay muchas personas que temen poner fin a ese vínculo porque no saben cómo va reaccionar el narcisista. Es más, algo común es caer en el efecto rebote; es decir, romper la relación y al poco, volver a iniciarla de nuevo. Es camino de ida y vuelta, donde a pesar de que nos hagan promesas de que determinadas actitudes y comportamientos no se repetirán, estás se dan nuevamente y con la misma impunidad.

Dejar a un narcisista es un acto de necesidad, de valentía y de salud. No obstante, tras la ruptura se inicia una etapa importante, la reconstrucción de una autoestima largamente maltratada.

“Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estás muriendo de ganas de hablarle de ti”.
-Jean Cocteau-

CLAVES PARA RECONSTRUIR MI AUTOESTIMA TRAS LA RELACIÓN CON UN NARCISISTA

Los huesos rotos se curan. Las heridas, las quemaduras y las rozaduras sanan con adecuados cuidados en pocas semanas. Sin embargo, las lesiones sobre el tejido de la autoestima, del autoconcepto, de los propios valores e incluso de la identidad, no se curan con betadine ni con antibióticos ni con el paso del tiempo.

Para reconstruir mi autoestima tras la relación con un narcisista necesito acciones concretas. No vale con dejar pasar el tiempo, porque de lo contrario, el vacío seguirá ahí y seremos básicamente, figuras que caminan por el mundo rotas. Nadie puede hallar la felicidad nuevamente sin el músculo de la autoestima recuperado, porque esa competencia psicológica lo enhebra absolutamente todo.

Fuera culpas, es momento de reescribirte

Veamos por tanto qué claves pueden ayudarnos a reconstruirla.

Cuando dejamos la relación con un narcisista quedan muchos sesgos, palabras e ideas en nuestra mente a desactivar. Algo que lleva a cabo este tipo de perfil con sus parejas afectivas es la reprogramación y la anulación. Les hacen creer a sus víctimas que son inferiores, que no valen para aquello que quieren y que sus necesidades, son secundarias. Por tanto, es necesario que apaguemos ciertas imágenes de nuestra mente:

No tienes la culpa de nada de lo sucedido. Quien daña es el único culpable, sin embargo, de nada vale centrarte tampoco en el odio y rencor. Hay que pasar página y lo que es más importante, debes asumir el control de tu vida.

Haz una lista de esas frases e imágenes que siguen incrustadas en tu mente (desprecios, humillaciones, situaciones en las que siempre quedabas en segundo plano, etc.).

Asume que esos recuerdos no pueden borrarse, pero la idea es que cada día pierdan su poder sobre ti. No hay que arrancar páginas del libro de nuestra vida, solo pasarlas y reescribir nuevos capítulos tras aprender de lo experimentado.

Empoderase: yo soy, yo valgo, yo decido

Al terminar la relación con un narcisista suelen quedar todo un cúmulo de inseguridades. ¿Qué hago ahora? ¿Cómo tomo el control de mi vida? ¿De qué manera dejo atrás todos los recuerdos dañinos? La clave está en empoderarse y para empoderarnos hay que vivir en el presente y no en el pasado.

Para lograrlo, no hay nada mejor que iniciar nuevos proyectos. A menudo, al sentirnos competentes en nuevas tareas, nuevos trabajos y situaciones, la autoestima recupera su poder. Damos paso a una nueva versión de nosotros mismos.

Por ello, no dudes en conocer gente nueva, en hacer que tus días tengan nuevos alicientes que te pongan a prueba: otros trabajos, cursos, aficiones…

La práctica para reconstruir tu autoestima se centra en el coraje, en no sentir inseguridad

El psiquiatra Alexander Lowen, autor del libro El narcisismo: la enfermedad de nuestro tiempo, señala que este perfil de personalidad se caracteriza por actuar con frialdad; son seductores, manipuladores y luchan por conseguir el poder y el control. Es fácil caer en sus redes porque son hábiles para cautivar y una vez lo logran, se inicia un proceso de vulneración constante donde fortalecer el autoconcepto.

Quien logra salir de estas relaciones, a menudo, acaba sufriendo fobia social. Teme relacionarse, teme salir al mundo una vez más porque se siente inseguro, porque teme ser dañado nuevamente. De ahí que, para reconstruir mi autoestima tras la relación con un narcisista, lo que más necesite es coraje.

Podemos empezar por objetivos pequeños: apuntarnos a yoga, hacer un cambio de imagen, etc. Más tarde, podemos dar a paso a otras decisiones, como un viaje, nuevas amistades… La idea no es solo recuperar la autoestima, es fortalecerla y vivir de acuerdo con nuestros valores, ahí donde la libertad, el bienestar y la felicidad impregnen cada momento de nuestra existencia.