En su sencilla y delicada forma, esta planta cuenta con una gran cantidad de componentes que pueden ser de gran ayuda para nuestra salud.

Desde tiempos ancestrales, el hombre ha sabido aprovechar todos los beneficios que le otorga la naturaleza para hacer de la vida algo más cómoda. Un perfecto ejemplo de esto es la ruda, ha acompañado al hombre para velar por su salud de un modo u otro, ya que esta planta tiene sustancias con las que podremos de encontrar la salud prácticamente integral.

La ruda ha sido conocida en distintos lugares del mundo como la planta del amparo o de la curación, y no es para menos, pues esta planta altamente resistente y es capaz de ayudar a curar problemas cardiovasculares, además de que es un increíble ansiolítico.

Por alto contenido en vitamina C, la ruda es comúnmente utilizada para curar los problemas de las encías (particularmente el escorbuto), además de que también puede ser usado como una bomba de ácido cítrico contra cualquier gripe grave.

Los modos en los que se toma la ruda pueden ser muy distintos y pueden ir desde infusiones o incluso en cápsulas (las cuales prefieren muchas personas ya que su sabor y su olor suele ser muy fuerte en ocasiones, lo que puede desmotivar a su consumo). Sin embargo, antes de continuar hablando sobre los beneficios que nos ofrece esta hierba protectora, es importante comentar que la ruda en grandes cantidades suele ser tóxica, por lo que lo mejor será siempre moderase con el consumo, incluso lo más conveniente antes de ingerirla en alguna de sus presentaciones será bueno que consultemos con nuestro médico naturista o nutriólogo la cantidad que es necesaria que tomemos para que podamos recibir los beneficios de esta planta sin ningún riesgo.

Algunos de los beneficios más importantes que nos ofrece la ruda es el que le otorga al sistema digestivo, pues esta planta es altamente efectiva para controlar problemas como la falta de apetito, la diarrea o el dolor de estómago.

Las recetas para utilizar la ruda como un remedio son muy bastas, por lo que no hay pretexto para encontrar ese equilibrio en nuestra salud que nuestro organismo necesita.

revista.ciudadyoga.com