Por David García

Al ser un tema muy demandado, hemos creído oportuno publicar varios consejos que muy pocos conocen y que pueden ayudarte a reducir calorías de manera muy saludable y natural. Muchas son ya los que se quiebran la cabeza pensando y pensando, recopilando información y buscando maneras nuevas de quemar calorías con menos esfuerzo y sin tener que hacer tanto sacrificio.

En primer lugar, para no aburrirlas, les citamos varios alimentos que son especialmente indicados para reducir calorías y aumentar el gasto energético:

  • Consumidas solas, pertenecen al grupo de las frutas hipocalóricas, otros las meten en el grupo de calorías negativas, pues nuestro cuerpo emplea más energía en digerirla que las calorías que aporta la propia manzana. Además son supersaludables y digestivas. Otros alimentos de este grupo de calorías negativas, son los pepinos, tomates, el ajo, calabacín, lechuga, perejil y pimientos. Eso sí, todos crudos, cocinados no valen.
  • Todas ellas sin excepción, digestivas, remineralizantes, ricas en fibra y vitaminas, contribuyen enormemente en el control del peso y apenas aportan calorías, consumidas crudas aportan mejores resultados.
  • Frutas ácidas. Pomelo y limón sobre todo. Son antioxidantes potentísimos, si consumimos solamente un zumo de pomelo o de limón para desayunar, sin nada más, todas las mañanas, la primera tarea del día ya está hecha.

A continuación, les citamos varios hábitos que contribuyen a controlar el peso y a quemar calorías, quedarán impresionadas:

  • Comer de pie, sobre todo en desayunos, almuerzos y meriendas, comer de pie o mientras nos movemos por casa, facilitará la digestión y hará que los alimentos engorden menos. Claro está si es un alimento saludable, un sándwich de tocino o una tostada con mermelada no vale.
  • Engañar al cuerpo. Se trata de confundir a nuestra mente para obligarla a consumir más energía. Por ejemplo, coger la cuchara con la otra mano mientras comemos, salir a pasear por otro camino, cambiar la televisión sin usar el mando, ir al cuarto de baño caminando hacia atrás, exprimir el jugo nosotros en vez de tomarlo desde un envase, hay muchos más, son pequeños detalles que nos harán consumir más calorías.
  • Practicar deporte por la noche. Muy útil sobre todo en personas que practiquen ejercicio para quitarse algunos kilitos, está demostrado científicamente que hacer deporte por la noche consume el doble de energía en individuos que estén acostumbrados a vivir durante el día. Nuestra glándula tiroides y pineal, segregan hormonas como la melatonina y la serotonina, que aumentan en cantidad cuando se acerca la hora de acostarse, esto se debe a que la gente como norma general duerme por la noche y trabaja por el día. Si cambiamos el chip, y cuando se acerque la hora de acostarnos, salimos a hacer footing, estiramientos, un paseo en bicicleta, o una larga caminata, causaremos un pequeño desajuste y obligaremos a nuestro organismo a trabajar, con el consecuente incremento de gasto energético, pues nuestro cuerpo ha agotado sus reservas durante el día. Estos efectos se ven potenciados si la cena es ligera. Es conveniente además ir alternando esta rutina, si lo hacemos todos los días, nuestro cuerpo se acostumbrará a salir a hacer deporte por la noche y regulará las funciones hormonales.
  • Practica el crudivorismo. Se trata como dice la palabra de comer alimentos crudos. Intenta evitar la cocina al máximo, todos los alimentos cocinados siempre llevan más calorías y su estructura se ve alterada por las altas temperaturas, nuestro organismo tendrá una mayor acumulación de tóxicos, le costará más digerir los alimentos y restaremos energía interna, que puede servirnos mejor para realizar deporte o sentirnos más animados.
  • Evita el exceso de ropa. Hay personas que sin hacer realmente frío, van excesivamente abrigadas. Llevar la ropa justa, incluso aunque sintamos un poquito de frío, obligará a nuestro cuerpo a utilizar las reservas de grasas para mantener la temperatura. No olviden que una de las funciones de las grasas, es regular y mantener la temperatura corporal. Sino, pensad como sobreviven los osos polares en las zonas árticas. Además en días soleados, aprovecharemos para que nuestro organismo produzca más vitamina D, esencial para nuestros huesos.

Para terminar, detallamos que las personas que no cambien sus hábitos alimenticios y de verdad no se mentalicen en quitarse esos kilos de más, difícilmente puedan conseguir algún resultado siguiendo los consejos arriba expuestos. Igualmente son aplicables, no hace falta ser fanático ni obsesionarse en seguir todos al dedillo. Se trata además de seguir un camino saludable, no de inflarse a infusiones de cola de caballo, tomar batiditos milagrosos sustitutivos de comidas, pastillas adelgazantes o quedarse sin comer como hacen algunos. Totalmente desaconsejable y muy perjudicial.

saludablemente.es