CLASE PRINCIPAL

 La Clase Principal representa un momento medular dentro de la pedagogía Waldorf y es impartida por el maestro tutor del grupo, en caso ideal, desde primero hasta octavo básico. Esta continuidad le permite al maestro un profundo entendimiento de la fortaleza y superación de cada alumno, y al mismo tiempo, acompaña el desarrollo de una dinámica social rica en clase. Asimismo, permite dar continuidad a los contenidos pedagógicos, unificando las distintas disciplinas a lo largo de los años.

La metodología propuesta consiste en la profundización de diferentes temas por épocas que duran entre tres y cinco semanas. Y el objetivo es que cada tema abarcado sea vivenciado por el niño desde distintas perspectivas. Cada “época” de Clase Principal es una inmersión en un tema específico: lenguaje, historia, geografía, matemática, astronomía, mineralogía, botánica, zoología, ecología, etc.

En cada época se combinan música, poesía, pintura, dibujo, movimiento y drama para lograr los contenidos del área temática. La Clase Principal se compone de tres partes: un inicio que, a través del movimiento, la recitación de versos y la música, tiene el propósito de armonizar y despertar al alumno; la parte central del aprendizaje en donde se imparten nuevos contenidos y se repasa lo visto hasta ese momento; y el cierre, en donde se relata una historia que condense lo aprendido y que esté acorde a la edad de los niños del grupo.

CLASES DE ESPECIALIDADES COMPLEMENTARIAS

En la educación Waldorf el arte, la música y los trabajos manuales son herramientas esenciales como medio pedagógico. La actividad artística exige fantasía y creatividad, lo cual, al situar a los niños y jóvenes en contacto directo con formas, colores, sonidos y materiales, es un gran aporte en el desarrollo de la sensibilidad.

Las manualidades y la experimentación de la música, la acuarela, el dibujo, entre otros, permiten desarrollar capacidades como la concentración y adquirir una comprensión más holística del trabajo pedagógico que se está realizando en las otras materias.

Es por esto que no buscamos hacer de éste un colegio para formar artistas, si bien la presencia de estas disciplinas en todos nuestros alumnos, sin importar sus habilidades individuales, les proporciona la instancia para conocer y enfrentarse a los desafíos de la música, la arcilla, la acuarela, el teatro, la cera de abejas, la lana, la madera, la huerta, la euritmia, el movimiento, entre muchas otras cosas, que les saldrán al encuentro a lo largo de su formación.

De esta manera, el colegio se convierte en un camino donde la variedad de experiencias enriquece el alma de los niños, educando al ser humano completo y no sólo su cabeza, desarrollando también su corazón y sus manos.

MÚSICA

Algunas Consideraciones sobre la música en relación al ser Humano…

Antiguamente el Hombre consideraba que toda Música no podía ser más que una sombra de lo que es la Música Celeste… la música de las Esferas. El Hombre de ese entonces vivía profundamente ligado a un ánimo religioso. Si el Hombre se abandonaba a los deseos, a los que nuestro Mundo Físico lo impulsaban, entonces se abría éste a ciertas impulsiones que abrumaban a su Alma y oscurecian la Música celeste. Pero también resentía que en la evolución humana, debía existir una vía para ir en pos de la purificación de una caótica vida exterior, hacia la meta en que se pudiese acercar esa música espiritual universal, a través de la música material exterior.

El hombre sentía que elevaba su Alma a lo divino cuando él hacia música. Por ello la música siempre ha estado muy ligada al culto religioso… También lo ha estado a la salud.

David, que luego fue Rey de los Judíos, aliviaba con su Lira al Rey Saúl cuando éste era turbado por un mal Espíritu.

La música no es un azar sonoro! El Hombre se transforma a través de ella, por lo tanto, la música posee una fuerza muy poderosa en sí.

Cuando el Hombre se ocupa con la Música, ésta penetra en su ser, moviendo y activando su sentir, penetrando en su Alma, alcanzando a su Corazón, armonizando, equilibrando y penetrando luego en su sangre, activando la circulación sanguínea y luego a los miembros.

Ésta nos puede activar, calmar, nos da forma y estructura, fortalece nuestro pensar… etc.

El ser Humano no sólo duerme en la noche; también en el día, hay una parte de su ser que duerme! Esto es nuestra parte volitiva. Sobre ella nosotros no tenemos consciencia.

También nuestro sentir vive de manera ensoñada, por lo tanto, a medias dormida y a medias despierta.

Nuestro sistema neuro-sensorio (en dónde vive nuestro pensar), en cambio, está completamente despierto.

La Música lleva al hombre a sumergirse en ese mundo dónde el hombre siempre duerme, pero ahora de una manera consciente, de una manera despierta. Esto nos revitaliza y armoniza.

Cada materia escolar entrega al niño que se educa, un alimento interior único y propio, que sólo éste puede entregar.

Ninguna Materia es reemplazable.

La Música fortalecerá la Voluntad del niño y cultivará sus sentimientos y también su entendimiento.

A través de toda su educación, el niño recibirá un contenido que irá en armonía con su desarrollo y su crecimiento. Esto es muy importante, porque lo que no se entrega en el momento justo y adecuado, queda luego como una debilidad, una atrofia o problema en alguna parte de su ser.

Esto puede recuperarse en la vida adulta, por medio de Re-educación… lo que exige un acto muy fuerte de consciencia.

Así como la Música tiene la facultad de elevar nuestra Alma, a través de una dedicación consciente y profunda, elevándonos a regiones interiores sublimes; también puede ésta ser degradada por nosotros, al ser expresión de nuestros instintos, apetitos y pasiones. Así vemos cómo en ciertos Recitales de Rock, se producen en el público fuertes cuadros de histeria, pérdidas de conciencia, exacerbaciones sexuales, delirios, etc. Muy diferente es la actitud de un público que va a un concierto de una orquesta filarmónica, sinfónica, un concierto de piano, etc.

Por lo tanto, es importante que también en sus casas, los padres cuiden lo que los niños escuchan, qué música, a qué volumen… Y que también recuerden que un niño, no es un adulto pequeño. Por lo tanto, la música de uno y el otro tampoco es necesariamente la misma.

MANUALIDADES

Aprendemos a través del actuar y del hacer vivo ese “actuar”; interactuamos en y con los elementos con los que nos relacionamos, es decir, el pensar y comprender deriva del movimiento y la activación.

Las Manualidades enseñan a crear, desarrollar y ejecutar trabajos necesarios para el desenvolvimiento del niño. El trabajo práctico y rítmico armoniza las facultades anímicas infantiles (el pensar, el sentir y el hacer).

La veneración y el respeto unido al desarrollo de las capacidades y la responsabilidad en la tarea logran mover este gran regalo que cada niño trae como un precioso tesoro: La Voluntad

MADERA

Nos acercamos al mundo de la Madera, noble elemento de la naturaleza, con el propósito de ofrecer al niño nuevas experiencias de creación. El niño se enfrenta a un nuevo elemento que le ofrecerá desafíos y resistencias, pero con su imaginación primero, luego con sus manos, transformará un pedazo de tronco en un hermoso y útil objeto.

En este proceso, el niño experimentará su propia transformación física y anímica; es decir, esculpirá su propio ser.

EURITMIA

La euritmia es un arte de movimiento, con raíces en la antroposofía, creado en 1912 por Rudolf Steiner. Su principal función es hacer visible el habla y la música, vale decir, volver espacial lo audible y también lo inaudible, creando en el ser humano un puente entre su alma y el entorno, conectándolo así mismo con las leyes cósmicas que le dan origen.

Etimológicamente significa: ritmo bello y armonioso (eu: bello, armonioso, y ritmia: movimiento, ritmo).

LA EURITMIA EN LA ESCUELA… 

Cuando se fundó la primera escuela Waldorf, Rudolf Steiner introdujo la euritmia en el currículum dentro de las asignaturas centrales pues, aplicada en relación a las diferentes etapas evolutivas del niño, constituye una ayuda importante para el despliegue de las capacidades en el desarrollo humano.

A través de la música y lenguaje en movimiento, la euritmia cultiva la integración y armonización de la naturaleza anímica y espiritual del niño con su organismo corporal, ayudando a que éste sea un instrumento más flexible y responda a las intenciones del alma. Pensar, sentir, voluntad son así mismo convocados al unísono a través del trabajo de la euritmia, y que además como arte, cultiva la apreciación y el sentido estético de una manera vivencial.

La práctica y conquista de los elementos del movimiento eurítmico ayuda a los niños a tener movimientos más gráciles y coordinados, a estar más atentos y a sentirse cómodos consigo mismos. La observación de su práctica revela también bloqueos y obstáculos dentro del organismo motor, lo que puede contribuir a hacerse una imagen global del niño y a ayudar en su liberación.

Por medio del aprendizaje del vocabulario gestual de los sonidos y tonos musicales, los niños establecen un nexo interior con las cualidades inherentes del lenguaje y la música, proceso que involucra a todo el ser humano, a la vez que apoya al desarrollo de la alfabetización lingüística y musical. Por otra parte, el trabajo espacial y con formas geométricas en general, ayuda a los niños a tener una experiencia más amplia de los principios de la geometría y a cultivar un sentido interior de orientación.

La euritmia también fomenta el trabajo en equipo, pues exige concentrarse en el propio movimiento al tiempo que en el movimiento de los otros, desarrollando así una capacidad social y aprendiendo de la mutualidad de su proceso. La Euritmia debe acompañar al niño a partir de los tres años durante todo su desarrollo escolar, y es así que, en nuestro colegio los niños reciben la clase de Euritmia desde Kindergarten a Octavo Básico.

MOVIMIENTO

Juegos, Deporte, Educación Física

El movimiento, en el Colegio Micael, tiene como tarea apoyar la integración de la corporalidad del niño con su proceso anímico-espiritual, en las distintas etapas de su desarrollo.

Se inicia este camino con rondas, cantos, versos con distintos ritmos. Los juegos acompañan al niño a descubrir la amplitud del espacio, iniciando una relación consciente con éste y con los objetos.

Paulatinamente comienza la Educación Física, el jugar se transforma en el ejercitarse. La fantasía amalgama juego y ejercicio, y así se compenetran. Algo va cambiando, el jugar le genera calor, el correr estimula la musculatura del niño, el salto lo impulsa a la altura.

En este proceso de siete años el ejercicio es valorado realmente como momento individual, pues ayuda al joven, de manera saludable, a encontrarse a sí mismo.

IDIOMAS

“Quien no conoce las lenguas extranjeras nada sabe de la suya propia.”
Johann Wolfgang Goethe

El objetivo de la enseñanza de lenguas extranjeras en las escuelas Waldorf es promover una actitud positiva hacia las personas de otras culturas y lenguas. Aprender lenguas extranjeras ofrece también al individuo otras perspectivas en su propia lengua, cultura, actitudes y mentalidad, y le ayuda a ver el mundo de una manera distinta.

En el Colegio Micael se enseña Alemán e Inglés.

Durante los primeros tres años enseñamos los idiomas en forma oral, a través de conversaciones y juegos, en donde se incorporan recitación, canciones e historias, de la misma manera en que el niño aprendió su lengua materna. El niño experimenta el idioma a través de los gestos, sonidos, melodías y movimientos, lo que también refuerza el desarrollo de su voluntad.

No es preciso que los niños comprendan intelectualmente todo lo que oyen y repiten. Durante este tiempo son capaces de desarrollar una sensibilidad para las estructuras básicas de la lengua extranjera.

En cuarto año, cuando los alumnos están cómodos con la escritura y lectura en su lengua materna, empezamos con la escritura y lectura en idiomas extranjeros, plasmando aquello que los niños han aprendido de memoria y de oído durante los primeros tres años. En quinto y sexto año, cuando el niño se vuelve más consciente de lo que le rodea, se mostrará más interesado y será capaz de comprender y trabajar con reglas gramaticales.

Un idioma sin gramática es como un cuerpo sin huesos, y la enseñanza del idioma extranjero lentamente se vuelve más académica en sus contenidos.

 En los años siguientes, el profesor de Idioma comienza a otorgar gran importancia a la actividad y la iniciativa propia del alumno. Se amplía y afianza la facultad lingüística y se pide que el joven penetre ahora con el conocimiento, en el lenguaje y sus contenidos.

Podemos resumir la enseñanza de idiomas extranjeros en tres ámbitos principalmente, los que en la práctica se sobreponen:

  • Tener la vivencia e imitar
  • Practicar y aprender
  • Averiguar relaciones

HUERTO

El trabajo en el huerto es una actividad fundamental para los niños, especialmente en los colegios que están ubicados en las grandes ciudades, en donde la gran mayoría de las familias no desarrollan actividades que guarden relación con el trabajo con la tierra, las plantas y los animales.

El Curriculum Waldorf incorpora clases de huerto desde la Clase Sexta. Si bien, esto es sólo una guía que cada maestro sabrá adaptar a las necesidades de sus circunstancias particulares y que probablemente se irá modificando en la medida en que las nuevas generaciones lo requieran.

Es así como consideramos que hoy en día, en una ciudad como Santiago, la actividad de huerto es necesaria de una manera u otra, para todo el colegio.

En el Colegio Micael, la actividad de huerto es realizada libremente por la profesora de cada curso, entre Kindergarten y la Clase Segunda. Algunos cursos plantan hierbas y flores en diferentes lugares del jardín, así como también en maceteros. Y también existe un espiral de hierbas construido por la Clase Tercera, disponible para ello.

En Tercero, con la siembra del trigo, comienza a aparecer la figura de la Profesora de Huerto quien colabora con el/la maestro/a del curso. Esta actividad finaliza en cuarto básico, con la molienda del trigo, elaboración del pan y ofrenda de semillas a la Clase Tercera.

Y posteriormente, la actividad de huerto es retomada en Sexto, trabajando en el espacio del colegio destinado a la producción de hortalizas. En este espacio los niños se familiarizan con el trabajo de la tierra, con las herramientas, con las hortalizas, y pueden vivenciar la diferencia del trabajo entre los ciclos lunares y las estaciones del año.

Como el espacio es reducido aprendemos juntos a ser creativos y a obtener logros en este lugar, enriqueciendo la tierra. Para esto último, es muy importante el trabajo de elaboración del compost.

La actividad de huerto tiene como objetivo principal, equilibrar las fuerzas intelectuales con el trabajo de la tierra, llevando a quienes lo realizan hacia lo metabólico motor (la voluntad). Es por esto, que las clases de huerto son esencialmente prácticas. Y es en este trabajo como llevamos a la práctica las ideas que Rudolf Steiner nos entregó con el propósito de transformar la actual forma en que nos relacionamos con el trabajo de la tierra, el abonado, la cría de animales, la naturaleza, el cosmos y el Hombre.

 “No existe ninguna actividad humana que no esté directa o indirectamente vinculada a la agricultura.”
Rudolf Steiner

www.colegiomicael.cl