Por Coral Herrera Gómez

La autocrítica amorosa es maravillosa para la salud mental y emocional, y sirve para muchas cosas:

          – Para conocerte mejor a ti misma

          – Para aceptarte tal y como eres

          – Para ser mejor persona

          – Para ser plenamente responsable de tu bienestar y tu felicidad

          – Para ser más libre y autónoma

          – Para identificar qué necesitas trabajar para estar bien

          – Para trabajarte todo aquello que te hace sufrir 

          – Para trabajarte todo aquello que crees que puedes mejorar en ti

          – Para saber qué quieres, qué deseas, y qué necesitas

          – Para divertirte más contigo misma

          – Para cuidarte más

          – Para poder cuidar más a tus seres queridos

          – Para escucharte con amor y plena atención

          – Para aprender a comunicarte contigo misma

          – Para ser más humilde

          – Para ayudarte a ti misma

          – Para aprender a tratarte bien

          – Para evitar el autoengaño

          – Para evitar la dependencia emocional

          – Para construir relaciones sanas y libres

          – Para trabajar los patriarcados que te habitan desde la infancia

          – Para parar la guerra contra ti misma

          – Para sanarte y curar viejas heridas

          – Para dialogar, llegar a acuerdos y pactar contigo misma,

          – Para aprender a respetar los pactos que estableces contigo misma

          – Para elaborar planes y estrategias que te permitan poner en práctica la teoría

          – Para fabricar las herramientas que necesitas para llevar la utopía a la realidad

          – Para ser la escritora de tu propia historia de vida

          – Para liberarte de tus miedos e inseguridades

          – Para parar el autoboicot.

          – Para aprender a hablarte con más ternura

          – Para ser más paciente y comprensiva contigo misma

          – Para ser más sincera y empática contigo misma

          – Para aprender a gestionar las emociones y que no hagan daño a nadie

          – Para sentirte acompañada en la vida incluso cuando estás sola

          – Para centrarte en tus proyectos

          – Para empoderarte y empoderar a tus compañeras

          – Para aprender a valorar tu red de afectos

          – Para poder llegar al fondo y a la raíz de todo

          – Para ampliar tus pasiones y el gusto por la vida

          – Para ser honesta contigo misma

          – Para ser honesta con las personas con las que te relacionas

          – Para disfrutar más de tu compañía

          – Para tomar conciencia de la gente que te quiere y te cuida

          – Para felicitarte por tus pequeños y grandes avances en el trabajo personal

          – Para animarte a ti misma en las recaídas y los retrocesos

          – Para volver a identificar qué tienes que trabajarte para estar bien 

          – Para crecer, para aprender de ti misma, y para hacerte más sabia,

          – Para tomar conciencia de todo aquello que no te gusta, y que no quieres admitir,

          – Para conectar de nuevo con tu niña interior.

          – Para ponerte siempre de tu lado

          – Para mantener a raya los miedos y las inseguridades

          – Para hacerte la vida más fácil y más bonita, 

          – Para hacer la vida de los demás más fácil y bonita

          – Para dejar atrás el pasado y mirar al futuro con ilusión.

          – Para saborear tu presente.

          – Para aprender a usar tu poder sin hacer daño a nadie

          – Para sentirte orgullosa de ti misma

          – Para disfrutar más del sexo y del amor

          – Para desmitificar el amor romántico y ser más realista

          – Para disfrutar más de todas tus relaciones sexuales, afectivas y familiares

          – Para ser valiente y atreverte a todo

          – Para que no permitas que nadie te haga daño

          – Para distinguir lo que es importante y lo que no

          – Para sufrir menos, y disfrutar más 

          – Para tomar conciencia de que tienes derecho a vivir una buena vida

          – Para utilizar el sentido común y para tomar buenas decisiones

          – Para dejar de poner en el centro de tu vida la pareja romántica

          – Para apostar por tus sueños, y tus proyectos sin miedo. O con miedo, pero apostar.

         – Para comprometerte contigo misma al cien por cien: con tu relación contigo misma, con tu auto cuidado, con tu crecimiento, con tu salud mental y emocional, y con tu felicidad.

La autocrítica amorosa es el método con el que me trabajo los patriarcados que me habitan, el amor romántico, mis relaciones afectivas, y todo aquello que necesito trabajar para ser mejor persona. También trabajo la autocrítica amorosa en buenas compañías con las mujeres del Laboratorio del Amor. Nos hacemos muchas preguntas, nos brindamos consejos, nos escuchamos y nos acompañamos, cuestionamos y desmontamos el amor romántico, aprendemos a querernos a nosotras mismas, nos responsabilizamos y nos comprometemos con nuestro bienestar, y nos rebelamos juntas. 

Es mucho más fácil en grupo que a solas: trabajar con más mujeres nos ayuda a entender que nuestros problemas no son personales, son colectivos. En estos años que hemos pasado juntas hemos empezado a florecer: recoger los frutos que va dando este trabajo es una de las cosas más hermosas del mundo, porque no sólo cambiamos nosotras para sufrir menos y disfrutar más del amor. Estamos cambiando todas. Cuando una se libera, nos liberamos todas. 

El cambio individual va transformando poco a poco el mundo en el que vivimos. Cada vez somos más mujeres comprometidas con nuestro trabajo personal para vivir mejor y que los demás vivan mejor. Comprometidas con el auto-cuidado, con nuestro derecho al placer, a disfrutar del sexo y del amor, y el derecho a tener una buena vida libre de sufrimiento. 

https://haikita.blogspot.com/