Chi es una palabra que proviene del chino y de su cultura. Esta denomina al llamado aliento de la vida, es decir, la energía vital de todos los seres vivos y por consiguiente, de la persona humana. Otras culturas la llaman de distinta forma, por ejemplo en Japón se traduce como ki. El término y la idea de este flujo vital está expandido en muchos países de Oriente y se relaciona con el término occidental, vitalidad o energía. En base a esta energía, es que trabaja la medicina alternativa china, para lograr que el chi pueda fluir correctamente por todo el organismo.

Control del chi

Según la medicina tradicional de China, el chi o energía vital está fluyendo constantemente por la Naturaleza. El flujo de la energía en nuestro organismo en ocasiones se estanca o pierde su equilibrio. Cuando esto ocurre se originan las enfermedades físicas y psicológicas. Según sus postulados, el ser humano puede llegar a controlar y utilizar esta energía, por medio de distintas técnicas logrando distribuir mejor el chi, haciéndolo circular por zonas específicas, llevándolo a fluir por todo el cuerpo o acumulándolo.

Existen técnicas que usan el chi de forma concentrada, como el Thai Chi Chuan, el Jujutsu, el Aikido u otras artes marciales. La concentran en diversas partes del cuerpo para realizar los movimientos. Otras ramas de la cultura oriental, cree que se pueden curar enfermedades y otras afecciones del organismo liberando el flujo de la energía vital por el cuerpo. Entre estas se encuentran el Reiki, la Acupuntura, el Magnetismo, o el Chi Kung.

Hay que destacar que la ciencia en general no admite el concepto de chi como algo real, ya que no es medible por ningún aparato, lo que hace que se pueda tomar como sugestión. La disyuntiva en los científicos es entender cómo opera siendo intervenida, al ser un fluido inmaterial. Algunos especialistas de Chi Kung plantean que pueden detectar y manipular directamente el chi, o hacerlo a distancia. Incluso, hay algunos maestros que van más allá y que aseguran que el chi puede ser visto como un proceso biológico. Pero no está demostrado que esta energía exista.

Circulación y respiración

El chi circula por todo nuestro cuerpo y se supone que lo hace de la misma manera que la electricidad, ya que sigue circuitos bien definidos. Estos son los meridianos, que conforman en su conjunto una red de canales invisibles que transportan el chi a todos los tejidos corporales. Son 12 los meridianos principales con que cuenta el cuerpo humano y cada uno se asocia a una función vital o a un órgano como el corazón, el páncreas, etc.

Existen además otros meridianos menores. Hay momentos en que la energía se estanca porque la energía deja de fluir correctamente. Esto trae consigo vacíos energéticos o zonas con mucha energía, lo que provoca un desequilibrio.

El desequilibrio da paso al surgimiento de las enfermedades. En relación a la respiración, la mayoría de las técnicas y sistemas medicinales orientales, integran técnicas de meditación o de atención a esta. Se cree que esta sirve para conocer el chi. Por este mecanismo natural y fundamental, se puede desarrollar la energía natural de cada persona y así, lograr la armonía del sistema metabólico y de la personalidad.

Tipos de energías

Según la tradición oriental, existen tres tipos de chi. El primero es elcongénito o energía primordial. Esta aparece en la concepción y le infunde la vida al feto. Es energía pura, pero se va agotando en el transcurso de la vida, pero se puede cultivar y tonificar con una correcta alimentación, teniendo una vida sexual regulada o respirando adecuadamente. También se puede lograr por medio de distintas disciplinas o técnicas orientales.

Otro tipo es el chi que se absorbe del aire al respirar y el tercero, el que se absorbe de la tierra. Esta la genera el organismo por el proceso de digestión, mediante la ingestión de alimentos y agua. Se cree que cuando los tres tipos de juntan, se mezclan con la corriente sanguínea, conformando una sola energía vital que le da vida al organismo.

sanoynatural.cl