La llamada ley de atracciónes un tipo de creencia que supone que los pensamientos (conscientes o inconscientes) influyen sobre la vida de las personas, con el argumentos de que estos pensamientos son unidades energéticas que devolverán a la persona una onda parecida. Se dice que esta ley es la más poderosa de todas las leyes universales que existen. Se dice que es universal, pues a todos nos incumbe y es la responsable de todo lo que hacemos o dejamos de hacer, lo que pensamos, decimos y sentimos. En otras palabras, esta ley determinaría nuestra vida y la calidad que tiene.

Se supone que esta ley de atracción determina nuestras vidas, aunque no lo queramos de esta forma. Podría asimilarse a la ley de la naturaleza, donde ocurren fenómenos de manera natural y constante sin que podamos hacer nada. La mayor cantidad de los autores que han estudiado el tema, asocian esta ley con la frase “te conviertes en lo que piensas”, aplicado al estado mental de las personas. Los que creen en esta ley, afirman que los pensamientos de una persona, pueden provocar emociones, creencias y otro tipo de consecuencias en otras personas. Los pensamientos serían la causa y lo que es provocado, el efecto.

Al proceso causa efecto descrito se le conoce como “vibraciones armoniosas de la ley de atracción”. También se dice que “tu obtendrás lo que pienses” o “tus pensamientos determinarán tu experiencia”. Esta teoría se relaciona con otras ramas del campo esotérico específicamente. En los últimos años, este tipo de creencia de que nada ocurre sin que nosotros lo hayamos atraído o manifestado a nuestra vida, ha cobrado muchos seguidores. La ley señala que somos una especie de imán capaz de atraer a las personas, como también generar tipos de circunstancias o situaciones específicas.

 

SU FUNCIONAMIENTO

Hace miles de años, cerca delo 3.000 AC. filósofos egipcios ya hablaban sobre el poder de la ley de atracción y sólo era conocida por algunos sabios y estudiosos. Se cree que muchos de ellos sabían usar este poder. Esta teoría es fácil de entender pero integrarla a nuestra vida es lo que más puede complicar, pues es algo que no se enseña de costumbre. Los entendidos en el tema señalan que quien aprenda a ocuparla, logrará abundancia y una felicidad increíble. De hecho existen personas que afirman que les ha ayudado en su vida

La gente que sigue la ley de la atracción como guía de vida, lo hacen con la convicción de que las leyes del universo son beneficiosas. Algunos estudiosos modernos afirman que esta ley tiene sus raíces en la física cuántica. Creen que los pensamientos tienen energía que es capaz de generar energía. Se supone que estamos rodeados de energía, tenemos energía y somos capaces de generar situaciones o influir a otros gracias a esta energía. Existen algunos pasos o enunciados que sirven para poner en práctica la ley de atracción. Estos son:

  • Entender que es lo que uno quiere de la vida y pedirlo al universo (algo que la persona considere como un Dios)
  • Enfocar los pensamientos propios sobre el objeto deseado, con gratitud y entusiasmo.
  • Sentir como si lo que se desea, ya hubiera sido obtenido por la persona.
  • Estar dispuesto y abierto a recibirlo.

 

CÓMO HACER BUEN USO DE LA LEY

Para hacer bueno uso de la ley de atracción hay que entender entonces, que por nosotros y por el ambiente circula energía. Emitimos y recibimos energía y nuestro cerebro es una potente estación electromagnética. Esta ley señala que somos un imán y podemos atraer a las personas, como también circunstancias, ideas y situaciones que están en armonía con nuestros pensamientos y emociones dominantes. Es por esto, que para cambiar cualquier aspecto de nuestra vida, se puede invocar dicha ley. Es decir, si uno piensa lograr algo o querer algo, es probable que lo logre y lo atraiga según esta ley.

La ley de atracción sirve para atraer cosas buenas y alejar las cosas negativas. El cerebro capta toda la energía y el estadio vibratorio que está alrededor, intentando encontrar la armonía. Si se tienen buenos pensamientos, esta energía positiva, atraerá cosas buenas, y los pensamientos se sincronizarán con las emociones internas. En este sentido, si estamos felices, alegres o enamorados, emitimos energías positivas, lo que según la ley hará que nos sucedan situaciones positivas. Además, atraeremos gente positiva como ideas que reflejen este estado. Por el contrario, la energía negativa atraerá gente negativa, pensamientos e ideas negativas. Es por eso que si estamos de mal humor, probablemente nos pasarán cosas malas o viceversa.

La gente positiva tendrá mejores amistades, disfrutará más de la vida, tendrá mejor situación económica, incluso se enfermará menos, según lo que postula la teoría de la atracción. En definitiva, tendrán una mejor calidad de vida que la gente pesimista. Además se plantea que mucha gente aunque intente pensar positivo, no logra la felicidad, por que se equivocan en poner en práctica la ley. En vez de decir “no quiero estar gordo” o “no quiero enfermarme” hay que pensar en “quiero ser flaco” y “quiero estar sano”, pues si se enfoca en lo negativo, vendrán cosas negativas, y si se hace en lo positivo, ocurrirá lo contrario.

sanoynatural.cl