Por Susana Krause
Psicóloga U de Chile

Hoy en día en la clínica se escucha una queja femenina ‘los hombres sólo quieren tener sexo’. Es decir los hombres están privilegiando la relación sexual por sobre el afecto. Esta tendencia que denomino hipersexualidad masculina, en exceso genera dificultades e incluso quiebres en la relación de pareja, especialmente pues la mujer no se siente amada ni escuchada, sino ‘utilizada’ casi como un ‘objeto sexual’.

 

¿A qué se debe esto?

Nuestra Sexualidad es vitalidad, no solo en el sentido de facultar la continuidad de la especie humana, sino porque además es una fuente exquisita de placer que nos genera animosidad y sentimientos positivos respecto de nosotros mismos y del mundo.

El hombre es fálico, es decir centra el valor de su persona de su masculinidad y virilidad en el alcance y la potencia de su pene. Es decir en el sexo. Por eso es tan relevante para el hombre, mantener una sexualidad que genere placer en la mujer. Él se siente hombre (macho) en la medida en la cual su pene es potente. Para él sexo y afecto(es lo mismo). Mientras más sexo más lo quieren.

Desde niños los hombres establecen un discurso muy sexual, donde festinan acerca del tamaño ‘quien lo tiene más grande’. Así se comprende la competitividad, entendida como la lucha por ser quien tiene la empresa, dinero, auto o casa ‘más grande’.

La sexualidad femenina es más potente que la masculina, en términos que la mujer es multiorgásmica. En lo concreto la satisfacción sexual masculina está en función de la satisfacción sexual femenina, pues esa es la única manera que tiene el hombre de medir su potencia. Mientras más placer femenino, mayor placer masculino. Y eso la mujer lo sabe.

Pero como es sexualmente más potente que el hombre, el acto sexual solo no le basta, necesita más, necesita afecto. Para la mujer sexo no es lo mismo que afecto. De hecho las fuentes eróticas femeninas son mayormente auditivas (escuchar palabras positivas) y táctiles (caricias).

Para que la sexualidad en pareja funcione bien en el tiempo, es importante que ambos comprendan cómo funciona la sexualidad del otro. Comprender no es lo mismo que entender, pues implica aceptar al otro así como es y eso cuesta.

Cel contacto: +56997364934
contacto@terapiaparejas.cl