La iridología es una técnica o un método de diagnóstico que se centra en los ojos. A través de estos, se supone que se pueden diagnosticas problemas o descubrir enfermedades. Los expertos en iridología son capaces de leer el iris, una parte de la membrana vascular del globo ocular que le da el color al ojo. A través de esta lectura, pueden deducir los problemas y trastornos de la persona estudiada. La iridología no se sustenta en investigaciones que hayan sido avaladas por la comunidad científica en general, por lo que aún es considerada una pseudociencia.

Los orígenes de la iridología parecen remontarse a la época del antiguo Egipto, y además fue usado por el médico griego Hipócrates y sus discípulos en el siglo IV aC, según datos de la Revista Vida. Según los seguidores de esta técnica milenaria, a través del ojo se puede determinar la salud física, emocional y mental de cada persona. Incluso se puede saber su historial clínico, las enfermedades que ha padecido y posibles tendencias futuras, por medio de la observación y la interpretación posterior del iris. En el iris, lo que se estudia es sus manchas, líneas, decoloraciones y lesiones, que graficarían una especie de ficha clínica del paciente.

Funcionamiento
A nadie le parecerá extraño señalar que los ojos son órganos expresivos de nuestros sentimientos y que nos permiten comunicarnos. No sólo eso, son un reflejo de nuestro estado de ánimo, y nos ayudan a relacionarnos con el resto. Por eso no es tan descabellado, pensar que los ojos pueden ayudarnos a entender nuestros problemas y conflictos internos. La iridología se basa en el análisis del iris, estudiando sus estructuras y el color. No se relaciona ni es una rama de la oftalmología, que se encarga de tratar los problemas del ojo, ni la optometría que corrige errores en la refracción o de enfoque del ojo.

Esto se entiende ya que la iridología busca encontrar problemas de otras zonas del cuerpo humano, no sólo del ojo. Lo utiliza como una especie de espejo de nuestro interior. El iris es capaz de guardar todos los detalles de cada persona por lo que la iridología pasa a ser simplemente un medio para averiguar el estado del organismo. Cada órgano emite señales que se guardan en el iris. A través de esta disciplina se pueden llegar a saber problemas agudos o crónicos, tendencias patológicas, lesiones o cambios favorables de enfermedades, que se manifiestan en el iris.

Signos en el iris
Ya que todos los órganos relevantes del organismo se corresponden con alguna zona del iris del ojo, se supone que cuando uno de estos está mal se reflejará en esta zona visual. Al igual que si está bien, el sector del iris se quedará estable, sin cambios. Para encontrar estos cambios se ocupan las topografías de iris. Estas se confeccionan como una especie de mapa iridológico, que grafica cada área en correspondencia con un órgano o sistema del cuerpo. En el centro de este mapa, está la pupila, que varía en tamaño de acuerdo a la dilatación. La dilatación cambia de acuerdo a la cantidad de luz, por defectos orgánicos o por intoxicaciones. Por la pupila se pueden reconocer siete zonas:

  • Área intestinal
  • Área estomacal
  • Conductos bronquiales, glándulas pineal y pituitaria
  • Glándulas suprarrenales, zona cardíaca, riñones y pituitaria
  • Bazo, tiroides e hígado
  • Cerebro y órganos reproductores
  • Zonas de la piel, sistema circulatorio y linfático, glándulas sudoríficas, músculos y nervios motores y sensitivos.

sanoynatural.cl