Por Lucía Vázquez

Cualquier libro que leas sobre autoayuda te habla siempre de lo importante que es la Meditación diaria para cambiar tu vida . Según Victor Davich, autor de “8 minutos para meditar” con tan solo 8 minutos al día podemos cambiar nuestras vidas. Probar no cuesta nada ¿ Verdad? Según Abraham-Hicks 15′ de Meditación diaria permite que la ley de la atracción funcione correctamente ya que durante este tiempo nuestra resistencia desaparece. Meditar consiste justamente en No pensar y permitir lo que es ahora. No es necesario ponerse en la posición del loto, puedes meditar sentado cómodamente, con la espalda y el cuello rectos, las manos sobre tus piernas. Céntrate en tu respiración y empieza.(también puedes utilizar un Mandala, un Mantra o simplemente una música relajante para ayudarte) Al principio, si ves que te vienen pensamientos… da igual, déjalos pasar sin que te molesten, no los juzgues y vuelve a centrarte en tu respiración. Acepta todo lo que viene, sentimientos imágenes… Es natural que estén ahí. Ve todos los problemas que surgen en la meditación como retos. Son oportunidades para aprender. No te culpes, acéptalos, pero no reflexiones sobre ellos, vuelve siempre a centrarte en tu respiración. El hecho de centrarse sobre algo, ya sea tu respiración, música, un mantra o un mandala permite que la mente se ralentice. Para facilitar este proceso también puedes utilizar música con sonidos binaurales y sonidos de respiración como Omsica.También puede pasar que al iniciarte en la Meditación, al principio te pique algo..la cara, el brazo (El Ego que no quiere que medites), no te preocupes y continua centrándote en la respiración, en la música o en el mandala. Es muy posible que el primer día solo puedas meditar durante 3 o 5 minutos… eso es normal y poco a poco irás aumentando tu tiempo de meditación.

La meditación es el ejercicio diario, pero para nuestro espíritu y nuestra mente. Por eso, como no es lo mismo correr que nadar, también hay diferentes tipos de meditación. Hoy hablaremos de los tipos de meditación básicos, y explicaremos las principales características de cada uno de ellos.

 

TIPOS DE MEDITACIÓN

Aprender que hay diferentes clases de meditación nos puede ayudar en nuestro proceso. A mí me ha costado muchísimo empezar a meditar, a pesar de haber leído y seguir los pasos, me costaba realmente relajar la mente y dejar que todo fluyera. Pero esta información me ayudó enormemente a saber qué clase de meditación es las más apropiada para mí.

Meditación espiritual.
Hecha para quienes suelen comunicarse con Dios mediante la oración. Se debe llegar a un estado de calma y concentración para luego comenzar a plantear un problema. Tal vez no sea la meditación más relajante, pero puede ser altamente gratificante.

Meditación enfocada.
En este tipo de meditación nos centraremos en un sonido, objeto o mantra y el solo hecho de enfocarnos en una cosa, aunque haga trabajar nuestra mente, nos hará sentir más relajados ya que evitaremos pensar en mil cosas a la vez, como hacemos el resto del día.

Meditación en movimiento.
Puede sonar un poco extraña, pero yo la considero especialmente estimulante. Sentado en un estado de relajación total, solamente siendo conscientes de nuestra respiración, comenzaremos a hacer lentos movimientos repetitivos mientras meditamos.

Meditación con mantras.
Generalmente los mantras son utilizados en el yoga – por ejemplo el conocido mantra Om-, pero pueden llevarse a cabo en cualquier tipo de meditación. ¿Qué son los mantras? Son palabras que se cantan en voz alta durante la meditación, y que son el centro de la misma.

Meditación Vipassana.
La meditación vipassana fue enseñada por Buda; para realizar este tipo de meditación a menudo necesitaremos de ayuda profesional. Es un tipo de meditación destinada a curar el cuerpo y la mente, mediante la liberación de toxinas e impurezas.

Es el tipo de meditación consciente más conocido y consiste en concentrarse en todo lo que sucede a nuestro alrededor, al tiempo que dejamos fluir nuestra mente. Es ideal si vivimos en un sitio muy ruidoso, ya que nos costará menos que nuestra mente no le preste atención a los ruidos externos. No se necesitan más que 15 a 20 minutos al día para lograr un estado de relajación.

Meditación zen.
Con esta clase de meditación buscamos liberarnos del pasado y del futuro y conectarnos con lo que nos pasa ahora. Mediante una serie de posturas sentado, veremos que poco a poco el corazón baja sus revoluciones, la respiración pasa a ser superficial y solo estamos enfocados en el hoy.

Meditación taoísta.
Tiene muchos aspectos de la meditación budista y la hindú. Esta meditación está centrada en generar, transformar y distribuir energía -el Chi– para ser más longevos y saludables, es útil para mejorar la atención y la consciencia enfocada en un solo punto.

Ahora que ya sabemos los principales tipos de meditación -aunque es cierto que existen otros derivados y más específicos- podemos elegir la clase de meditación que preferimos, para poder así relajar por completo nuestra mente.