Por Mantak Chia

Para la mayoría las vacaciones han terminado y quizá te hayas dado la buena vida o quizá te pasaste con calorías de más en comidas rápidas, alcohol, cigarro, desveladas y demás, pues bien lo mejor de todo es que siempre existe el momento para volver a empezar y recurrir de cierto modo a terapias alternativas para recuperar de pronto tu sueño, tu figura y tu bienestar.

Como siempre tú escoges que es lo mejor para ti y lo más fácil es recobrar la energía con una simple meditación o visualización. Con el tiempo he visto que cuando se retoma un espacio de silencio es mucho más fácil que todo lo demás embone.

Pues bien, los Taoístas creen que la sonrisa interior es la forma más efectiva para contrarrestar el estrés en nuestras vidas. Y está íntimamente relacionada con la glándula Tiroides y el Timo, en el artículo MERIDIANO Y EMOCIONES te explico más a profundidad.

Una sonrisa incrementará la actividad energética de esta glándula contraponiéndose al estrés, que por su parte contrae la energía de la tiroides.

Reír alivia la depresión, baja la presión arterial, nos relaja, reduce el estrés, incrementa el nivel de oxigenación de la sangre dándonos más energía y por supuesto que socialmente es mucho más atractivo.

Según el maestro Mantak Chia, (uno de los exponentes modernos del taoísmo, que se preocupa por los órganos y la sexualidad), propone el ejercicio de la sonrisa interior para equilibrar las emociones y recuperar la energía. Mantak Chia dice “Sonreír a ti mismo es entrar en amor, te vuelves tu mejor amigo, viviendo con una sonrisa interior es vivir en armonía contigo mismo”

Pues bien, se acuerdan en la película de Eat, Pray & Love? Donde el viejo sabio Ketu le dice a Julia «Para meditar solo necesitas sonreír, sonreír con la cara, sonreír con la mente, y la buena energía llegará a ti», limpiando la energía sucia (negativa) sonriendole a tu hígado (órgano donde se acumulan todas las toxinas y se convierten en enojo, irritabilidad, impaciencia)

Comienza por usar ropa cómoda preferentemente colores claros, evita los oscuros y negros cuando trabajes con energía. Toma tu tiempo en acondicionar tu lugar puede ser la sala de tu casa, tu cuarto, el estudio, donde sea que te encuentres en paz, tranquila y con la seguridad de no ser interrumpida. Puedes prender una vela blanca, incienso etc. Esta vez utiliza una silla dónde puedas recargarte. Cierra tus ojos y comienza inhalando por la nariz profundamente y exhalando por la nariz pasando por el tubo de la garganta (tráquea) como si estuvieras haciendo un ruido como las olas del mar, esta respiración es conocida en el yoga como la respiración victoriosa o ujjay (y que se traduce como respiración del océano, victoriosa o frenada en la garganta) Esta respiración se mantendrá ligeramente durante toda la meditación. La exhalación es profunda y mantenida pero sin hiperventilarte.

Imagina una estrella sobre tú cabeza. Y Siente su energí­a más o menos a unos 5 cm bañando cada parte de tu cuerpo con una energía amorosa.

Sonríe  e imagina enfrente de ti una sonrisa (puedes ser tu misma sonriendo, o alguien querido con una gran sonrisa, o una bola de luz radiante) sonriendo a cada parte de tu cuerpo, y respira conscientemente deja que el sentimiento de la sonrisa interior relaje tu cara, ojos, tu entrecejo, la frente, nariz, boca, y vas bajando hacia la garganta. Sonríele a todo tu cuerpo y siente como se relaja.

Sonríe al corazón y el te devuelve la sonrisa. Para ello sitúa las manos sobre este chakra. Al sonreír al corazón conseguimos que el odio se transmute. Sentimos la compasión y el perdón por nosotros mismos y haci­a los demás. Visualiza un color rojo brillante que te cargue de amor, felicidad y alegría. Respira y sonríe. Siente tu corazón expandirse, irradia el amor desde tu corazón a los pulmones.

Sitúa las manos sobre el pecho, así conectaras con los pulmones. Sonríe a tus pulmones, combina la energía de la sonrisa con el color blanco aperlado, toma 1 a 2 minutos sonriendo.Reconoce tus tristezas, la depresión y los sentimientos de nostalgia que te impiden estar alegre y optimista. ¿Qué hay ahí? ¿Qué evento hace que te entristezcas? Y contrarresta SONRIENDO, así cambias su energía! El color te dará valor y fuerza.

Permite que esa misma energía baje por tu lado derecho justo debajo de tus costillas: Sitúa las manos en la zona del hígado y la vesícula biliar. Sonríe a la ira, a los enfados, a las frustraciones, a los celos…Desde cuando te sientes asi? Visualiza el color verde: Este te llenara de amabilidad y generosidad. Permanece de 1-2 minutos sonriéndole.

Coloca las manos en la zona de los riñones, a ambos lados de la columna vertebral, a la altura de las vértebras lumbares. Sonríe a los riñones, siente tus miedos, tu carga genética. Los temores paralizan, bloquean nuestros deseos y acciones, y nos impiden avanzar con seguridad hacia el camino que anhelamos. Visualiza el color azul oscuro brillante y siente quietud, tranquilidad y paz.

Permite esa energía dirigirse hacia la izquierda y pon las manos en la zona del bazo y el páncreas y un poco más atrás hacia el estómago. Sonríe a tus preocupaciones, a las obsesiones. ¿Por qué no te permites estar tranquila? Continúa sonriendo… Visualiza el color amarillo sintiendo equilibrio y paz interior. Mantén la atención sonriendo a cada uno de los órganos.

Poco a poco baja conectando con tu ombligo y centro. Lleva tu atención al bajo abdomen y se consciente de tu respiración, sintiendo como la parte baja de tu espalda se llena con tu respiración. Exhala y permite a tu abdomen relajar la espalda y toda tu espina dorsal. Manteniendo tu respiración lenta y suave.

Sonríe a la columna vertebral, a todos los huesos del cuerpo, a los genitales, a tus órganos reproductores, sonríe porque eres hombre o mujer, sonríe a todas tus células trabajando en armonía y repite: Todas las células de mi cuerpo están relajadas, felices y sonrientes. La enfermedad está lejos de mi­. El amor y la perfección del Universo vibran en todas mis células. Si algún órgano sufre de algo continua la visualización sonriendo e imagina al órgano en perfecto estado, saludable y funcional.

Si crees que necesitas más tiempo en uno u otro órgano mantente ahí hasta que sientas que es suficiente. Este recorrido te llevará entre 10 y 15 minutos, trata de concentrarte en la sonrisa todo el tiempo no sueltes la bola de luz, no sueltes la sonrisa por fuera y por dentro verás que sanadora es. Podrás acceder a esta energía a cualquier hora sabiendo que está a tu disposición. Es increíble ver cómo la capacidad de sonreír puede cambiar la actitud de algún órgano débil.

Después te pondrás de pie llevas tu pies a lo ancho de tus caderas flexionas lentamente y mantienes, llevas tus manos hacia arriba entrelazando los dedos palmas hacia arriba, mirada a manos, lleva lo más que puedas tus brazos como si el mismo cielo te jalara, baja los brazos y repite 5 veces. Estira tu espalda y vertebras relaja todo tu cuerpo, inhalando y exhalando.

Si ya tienes una rutina de meditación o de yoga puedes incluirla diario prueba por 3 semanas y verás la diferencia en tu energía, las personas a tu alrededor o inclusive tu notarán un cambio radical, tu expresión se suavizara, tu andar, tus palabras…

Y como es normal en mi decirte no me hagas caso en lo que te digo simplemente prueba por ti misma… Me puedes mandar un mensaje por twitter o aquí mismo con cualquier duda.

larutadelailuminacion.blogspot.com