A todos nos gusta llegar a nuestro hogar y sentirlo ligero, armónico, limpio y sereno, sin embargo, la rutina diaria y el estrés del día a día, nos carga de energías negativas y pesadas que rompen con nuestro equilibrio y balance mental.

Para disfrutar de una energía pura y plena en nuestro hogar, no debemos olvidar que el orden y la limpieza son fundamentales, ya que aportar armonía y equilibrio a los espacios de la casa y por ende a sus residentes.

«La energía de la mente es la esencia de la vida»
-Benjamin Franklin-

Por otra parte, de cuando en cuando, es menester realizar una limpieza energética profunda, que no es más que armonizar nuestros pensamientos y combinarlos con aquellos ingredientes y especias, que nos relajan, que nos agradan y que tienen esas propiedades purificadoras del ambiente, todo con el objetivo de liberar nuestro ambiente de malas vibraciones, de conflictos, de problemas y de energías no deseadas que pueden llegar incluso, a perturbar nuestro sueño.

También podemos utilizar las limpiezas energéticas como una terapia para el hogar. Al realizar una limpieza semanal o diariamente, estamos renovando la energía permitiendo que nuestro hogar siempre disfrute de una buena energía.

Para realizar esta limpieza, requerirán de unos 15 a 20 minutos, deberán tener la mente clara y serena, procurar no ser interrumpidos, de manera que si la casa está sola, mucho mejor y debemos ante todo, tener la tranquila y relajada, armonizar nuestros pensamientos, pues este deseo, es el ingrediente más poderoso para atraer o repeler energías.

«Cuando eres entusiasta sobre lo que haces, sientes energía positiva».  -Paulo Coelho-

Para ello se necesita, una vela  color a elección, un incienso a gusto de la persona, aceite de esencia de nuestra preferencia, música relajante, ventilación, luz y entera disposición.

El lugar para comenzar a realizar la limpieza puede ser el comedor o lo ideal en el centro de la casa.  Lo primero es encender la vela y el incienso, que se van a dejar hasta que se consuman.

Luego se prende una vasija o algún otro aparato de pulverizar con el aceite de esencia, con el cual se debe recorrer la casa realizando un movimiento hacia la derecha para purificar la energía. Donde más hay que prestar atención son las esquinas ya que es ahí  la energía suele estancarse más.

«No puedes tener una vida positiva y una mente negativa».
-Joyce Meyer-

Después de recorrer toda la casa, se vuelve al lugar dónde se comenzó para limpiar nuestra propia energía. Lo podemos hacer de la misma forma que lo hicimos con la casa, permitiendo que el humo purifique nuestro campo, tomándonos un tiempo para conectarnos con nuestro hogar y sentir el cambio en la energía.

Es importante que en el momento que vayamos a realizar esta limpieza feng shui, nuestra mente y nuestro cuerpo estén en condiciones. Si no estamos con la mente clara o con alguna dolencia, lo mejor es realizarla en otro momento.

rincondeltibet.com