Por Cristina Morales

Los cinco elementos o “cinco fases de la astrología china” son una de las herramientas del Feng Shui. Estos elementos no hay que entenderlos como algo físico, sino como una representación de las diferentes fases del chi. Cada uno de estos elementos tiene su propia energía, que potencia o disminuye la de otros elementos. Su representación se realiza a través los elementos tierra, fuego, agua, madera y metal, cada uno con sus propias características y que interactuan en los llamados “ciclos de los elementos” que pueden ser:

Ciclo generativo o ciclo creativo es un ciclo positivo donde cada elemento produce o ayuda a la creación del siguiente. El equilibrio de este ciclo representa la armonía.

– Tierra engendra Metal

– Metal contiene Agua

– Agua alimenta Madera

– Madera alimenta Fuego

– Fuego produce Tierra

Ciclo de control, también llamado ciclo destructivo o ciclo de dominación, debido a que un elemento puede controlar y dominar a otro y reducir o limitar su expansión pero no consumirlo o destruirlo completamente. Este ciclo provoca desequilibrio y debilitamiento.

– Madera retiene Tierra

– Tierra controla Agua

– Agua apaga Fuego

– Fuego funde Metal

– Metal corta Madera

Ciclo reductivo o ciclo curativo, que se utiliza para solucionar o equilibrar los efectos del ciclo de control. Se puede utilizar en cualquier momento para equilibrar cualquier exceso de uno de los elementos.

– Madera absorbe Agua

– Agua corroe Metal

– Metal remueve Tierra

– Tierra reduce Fuego

– Fuego quema Madera

Un elemento puede fomentar la función de otro o disminuirla dependiendo de su utilización según los ciclos. El Feng Shui busca la armonía, el equilibrio natural en la existencia de los elementos en un espacio determinado, teniendo en cuenta la actividad a que se destina este y las energía que influyen sobre él. La prevalencia de alguno de ellos nos llevará al ciclo destructivo, donde el elemento predominante reducirá el efecto del dominado según el ciclo detallado anteriormente.

Vamos a ver una breve descripción de los cinco elementos y sus características.

Los cinco elementos: TIERRA

Orientación: noreste, trigrama Ken y suroeste, trigrama Kun y centro, trigrama Maestro.

Color: los tonos tierra como son el marrón, ocre, amarillo (colores cálidos).

Forma: cuadrada o rectangular, formas planas.

Números asociados: 2, 5, 8

Objetos: piedras, cerámicas, arcilla, etc.

Aspectos positivos (equilibrio): nos aporta confianza, estabilidad, seguridad, meditación, paz.

Aspectos negativos (exceso): produce estancamiento, obstaculiza, limita la ambición y el dinamismo.

Energía: descendente, circular, unificadora, asociada a centro de la tierra.

El elemento Tierra se recomienda para promover la estabilidad, confiabilidad, sentido común y madurez. En exceso aporta sobreexigencia. Puede bloquear la evolución positiva de los estudios o los negocios.

Los cinco elementos: MADERA

Orientación: este, trigrama Chen y sureste, trigrama Sun.

Color: verde

Forma: verticales como columnas, rectangulos, pilares, troncos.

Números asociados: 3, 4

Objetos: plantas, flores, árboles.

Aspectos positivos (equilibrio): inicio, crecimiento personal, creatividad, estímulo, comunicación.

Aspectos negativos (exceso): hiperactividad, nerviosismo, falta de madurez, estrés.

Energía: ascendente y expansiva, asociada a la primavera.

Es el primer elemento, el principio de la nueva vida. La Madera es el origen en el ciclo de los cinco elementos. La energía positiva de este elemento se encuentra sobre todo en las plantas, flores y árboles. Los objetos de madera como son muebles y otros motivos decorativos pueden no ser un sustituto adecuado, al ser objetos inertes, con una bajo chi y porque podemos no conocer si tienen una historia detrás que les haga contenedores de una energía que nos puede afectar de forma negativa. Es desaconsejable tener plantas que se nos hayan muerto o secado, dejándolas donde estaban sin hacer nada, lo mejor es deshacerse de ellas lo antes posible.

Los 5 elementos: AGUA

Orientación: norte, trigrama Kan.

Color: negro y azul.

Forma: libres, asimétricas, onduladas, sinuosas.

Números asociados: 1

Objetos: corrientes de agua, fuentes, peceras, vidrio, cristal, etc.

Aspectos positivos (equilibrio): aporta claridad, fluidez, placidez, ofrece curación y purificación.

Aspectos negativos (exceso): provoca introversión, falta de expresividad, soledad, angustia.

Energía: descendente, asociada al invierno.

El agua es muy importante para la vida. Nunca hay que dejar que se estanque, debe estar en movimiento y limpia ya que el agua estancada puede traer malas energías. En forma de rio u otras masas de agua naturales, situadas adecuadamente respecto a la casa, aporta muy buen Feng Shui. De forma artificial para activar este elemento se pueden situar estanques con peces (para que el agua esté en movimiento), fuentes, peceras.

Los cinco elementos: FUEGO

Orientación: sur, trigrama Li.

Color: rojo.

Forma: triangular, piramidal, cónica.

Números asociados: 9

Objetos: el Sol, velas, chimenea, cocina, luces fuertes, aparatos eléctricos.

Aspectos positivos (equilibrio): aporta dinamismo, calidez, favorece la actividad, pasión, extroversión.

Aspectos negativos (exceso): exceso de energía que se va en discusiones, falta de concentración.

Energía: ascendente, luminosa, asociada al verano.

El elemento Fuego en su aspecto Yang es muy potente. Su exceso provoca estrés, impulsividad, peleas y accidentes. Pero en equilibrio nos trae alegría, festividad y gran capacidad para las relaciones personales.

Los cinco elementos: METAL

Orientación: oeste,trigrama Tui y noroeste, trigrama Chen.

Color: blanco, gris.

Forma: circular, ovalada, en forma de arco, elíptica.

Números asociados: 6, 7

Objetos: cobre, plata, oro, bronce, esculturas de metal, relojes, moviles metálicos.

Aspectos positivos (equilibrio): control y concentración, orden en los pensamientos.

Aspectos negativos (exceso): restricción en las relaciones, en la expresividad, frialdad, introversión.

Energía: interna, hacia adentro, asociada al otoño.

Es importante la forma de los objetos de este elemento. Deben ser redondeandos, sin bordes puntiagudos o que tengan filo. Simboliza el fin de un ciclo.

sanacionnatural.net