Los Seis Sonidos Sanadores le ayudaran a sentir las frecuencias y colores distintivos generados por cada Órgano. Practique los Sonidos San adores hasta que pueda relacionar con facilidad el sonido al Órgano y sentir las cualidades de dicho Órgano.

Los Seis Sonidos Sanadores Inician la Curación
Todos hemos escuchado historias sobre seres especialmente dotados de poderes curativos especiales. La gente busca a los grandes sanadores. Cuánto tiempo puede pasar un gran sanador a su lado, una hora por semana o una hora por día?  que hay del resto de la semana o del resto del día? Una hora por día no es más que una hora en veinticuatro horas. Una hora por semana es una hora cada 168 horas. Por esta razón es importante que cada persona aprenda a limpiar su propia energía negativa y a transformarla en buena energía. La practica regular de auto mantenimiento y auto curación refuerza el proceso curativo. Los Seis Sonidos Sanadores son una práctica sencilla para iniciarse en la curación. Los Sonidos son muy simples, pero muy poderosos.

Cuando sea un inicia do en los Seis Sonidos Sanadores y comience a practicar Chi Nei Tsang, tendrá necesidad de enseñar a sus discípulos los Sonidos. Así ellos podrán practicarlos en casa y continuar colaborando con el proceso de curaci6n. Lo mejor es ensenar uno o dos Sonidos en cada sesión y repasarlos en cada sesión.

1. EL SONIDO DE LOS PULMONES

Órgano asociado: El intestino grueso Elemento: Metal
Estación: Otoño
Color: Blanco
Emociones: Negativas = Pena, Tristeza, Depresión
Positivas = Coraje, Entereza Moral
Sonido: SSSSSSSS (la lengua detrás de los dientes)

Posición: Sentado con la espalda derecha y el dorso de las manos apoyado sobre los muslos. Sonría a sus pulmones. Inhale profundamente y levante los brazos frente a usted. Cuando las manos esten a nivel de los ojos, comience a girarlas, elevándolas por sobre su cabeza palmas hacia arriba, empujando hacia el exterior. Los dedos deben apuntar hacia los de la otra mano. Mantenga los codos plegados hacia los lados. No estire los brazos.

Sonido: Cierre las mandíbulas de modo que los dientes se toquen suavemente y separe ligeramente los labios. Inhale mirando hacia arriba, con los ojos bien abiertos, y empuje con las palmas hacia arriba mientras exhala con lentitud a través de los dientes produciendo el sonido «SSSSSSSS». Al principio puede producir el Sonido de los Pulmones en voz alta, pero gradual­mente debería practicarlo en forma subvocal (vocalizándolo tan bajo que solo usted pueda oir su sonido). Sienta e imagine el calor excesivo, la energía enferma, la tristeza, el pesar, la depresión y el dolor expulsados a medida que las membranas que envuelven los pulmones se comprimen. Exhale suave y completamente.

Descanse y concéntrese: descansar es muy importante porque durante el descanso puede comunicarse con su ser interior y su sistema interior. Cuando haya exhalado todo el aire, gire las palmas lentamente haciéndolas descender junto con los hombros, y vuelva a colocarlas en su regazo, palmas arriba. Cierre los ojos y preste atención a sus pulmones. Sonríales e imagine que se encuentra produciendo el Sonido de los Pulmones. Respire normalmente y visualice como sus pulmones adquieren un color blanco brillante. Esto fortalecerá sus pulmones y atraerá la Energía Universal afín a ellos. Con cada inspiración procure sentir el intercambio de energía fresca y renovada reemplazando la energía excesivamente caliente.

Repítalo seis, nueve, doce o veinticuatro veces. Practíquelo con mayor frecuencia para aliviar tristeza, depresión, resfriados, gripe, dolores de mue­las, asma y enfisema.

2. EL SONIDO DE LOS RIÑONES

Órgano asociado: La vejiga
Elemento: Agua
Estación: Invierno
Color: Negro o Azul Noche
Emociones: Negativas = Temor
Positivas = Gentileza
Sonido: UUUUUUUUUUUUUUU (tal como cuando se sopla una can­dela con los labios redondeados)

Posición: Siéntese con las piernas juntas, rodillas y tobillos en contacto. Preste atención a sus riñones y sonríales. Inspire profundamente, inclínese hacia adelante y entrelace firmemente los dedos de las manos rodeando las rodillas. Estire bien los brazos desde la parte inferior de la espalda. (Esto permitirá que su espalda sobresalga en el área de los riñones.) Simultáneamente incline su cabeza hacia arriba con la mirada fija hacia el frente y mantenga la tensión que ejercen sus brazos en la parte inferior de la espalda. Sienta como se tensa su espina dorsal.

Sonido: Redondee los labios y exhale suavemente el sonido «UUUUUUUUUUUUUU» como si soplara una lumbre. Al mismo tiempo contraiga el abdomen, empujándolo hacia los riñones. Imagine que el exceso de calor, el temor y las energías húmedas y enfermizas son presionadas y expulsadas de la fascia que los rodea.

Descanse y concéntrese: Después de haber exhalado a fondo, siéntese bien erguido con las piernas separadas y ubique las manos sobre los muslos con las palmas hacia arriba. Cierre los ojos, respire hacia adentro y esté atento a ellos. Imagine el color azul brillante de los riñones. Sonríales mientras imagina que aun está emitiendo el Sonido de los Repita los pasos anteriores tres, seis, doce o veinticuatro veces. Practíquelo con mayor frecuencia para aliviar el temor, la fatiga, los mareos, los oídos tapados o el dolor de espaldas.

3. EL SONIDO DEL HÍGADO

Órgano asociado: Vesícula biliar
Elemento: Madera
Estación: Primavera
Color: Verde
Emociones: Negativa = Ira
Positiva = Amabilidad
Sonido: SSHHHHHHHHHH (la lengua rozando el paladar) conciencia de su hígado y sonríale. Cuando sienta que ha establecido contacto con el hígado, extienda los brazos hacia los costados con las palmas hacia arriba. Inhale profundamente mientras eleva los brazos a los costados hasta arriba de la cabeza, siguiendo este movimiento con los ojos. Entrelace los dedos y gire las manos unidas de modo que las palmas apunten al cielo raso. Extienda muñecas y brazos hacia el exterior a partir de los hombros. Inclínese ligeramente hacia la izquierda, ejerciendo una presión suave sobre el hígado.

Sonido: Abra bien los ojos, pues son las aperturas del hígado. Exhale en forma subvocal, muy suavemente, el sonido «SSHHHHHHHHHH». Visualice como se expulsa el exceso de calor y de ira del hígado a medida que se comprimen las membranas que lo rodean.

Descanse y concéntrese: Después de haber exhalado a fondo, separe las manos girando las palmas hacia abajo y haga descender lentamente los brazos a sus costados, dirigiéndolos con el dorso de la mano. Apoye las manos en sus muslos con las palmas hacia arriba. Sonría a su hígado. Cierre los ojos, respire hacia el interior del hígado e imagine que está emitiendo el Sonido del Hígado. Repita tres, seis, doce o veinticuatro veces. Practíquelo con mayor frecuencia para aliviar la ira, ojos enrojecidos o irritados, para eliminar sabores ácidos o amargos y para desintoxicar el hígado.

4. EL SONIDO DEL CORAZÓN

Órgano asociado: Intestino delgado
Elemento: Fuego
Estación: Verano
Color: Rojo
Emociones: Negativas = Impaciencia, Precipitación, Arrogancia, Crueldad
Positivas = Jubilo, Honor, Sinceridad
Sonido: HAAAAAAAAAAA (la boca bien abierta)

Posición: Preste atención al corazón y sonríale. Inhale profundamen­te y adopte la misma posición que para el Sonido del Hígado. Sin embargo, a diferencia del otro ejercicio, deberá inclinarse ligeramente hacia la derecha para dar tirones levemente contra el corazón, que se encuentra exactamente a la izquierda del centro del pecho. Enfoque su atención en el coraz6n y sienta la conexión de la lengua con el.
Sonido: Abra la boca, redondee los labios y exhale lentamente el sonido «HAAAAAAAAAAA» en forma subvocal. Imagine la cavidad en corazon expulsando el calor, la impaciencia, la premura, la arrogancia y la crueldad.
Descanse y concéntrese: Después de haber exhalado, sonría a su corazón e imagine su brillante color rojo. Repita los pasos anteriores de tres a veinticuatro veces. Practíquelo con mayor frecuencia para aliviar dolores de garganta, encías o lengua hinchadas, irritabilidad, malhumor y malestares cardíacos.

5. EL SONIDO DEL BAZO

Órgano asociado: Páncreas, Estómago
Elemento: Tierra
Estación: Veranillo de San Juan
Color: Amarillo
Emociones: Negativas = Preocupación
Positivas = Ecuanimidad
Sonido: GUUUUUUUUUUU (gutural, desde la garganta)
Posición: Preste atención al bazo y sonríale. Inhale profundamente mientras coloca los dedos de ambas manos justamente bajo el esternón sobre el lado izquierdo. Presione con las puntas de los dedos mientras empuja hacia afuera con su vientre.

Sonido: Dirija la mirada hacia arriba y presione ligeramente con las puntas de los dedos en la zona izquierda del plexo solar, mientras exhala en forma subvocal el sonido «GUUUUUUUUUU». Se trata de un sonido más gutural, desde el fondo de la garganta, que el Sonido de los Riñones. A diferencia de cuando soplamos una lumbre, este sonido se origina de lo más profundo de la garganta, no en la boca. Se percibe como el Sonido del Bazo hace vibrar las cuerdas vocales. Como sus preocupaciones se van desvane­ciendo a medida que emergen la ecuanimidad y la honestidad.

Descanse y concéntrese: Después de haber exhalado a fondo, cierre los ojos, coloque las manos sobre los muslos con las palmas hacia arriba y concentre la energía de su sonrisa en el bazo, el páncreas y el est6mago. Inhale hacia estos Órganos mientras visualiza el color amarillo brillante que tienen. Repita los pasos mencionados entre tres y veinticuatro veces. Practíquelo con más frecuencia para eliminar la indigestión, nauseas o diarrea.

6. EL SONIDO DEL TRIPLE CALENTADOR

El Triple Calentador se refiere a los tres centros de energía del cuerpo. La parte superior (cerebro, corazón y pulmones) es caliente; la sección media (hígado, riñones, estómago, páncreas y bazo) es tibia; y la sección inferior (intestino delgado y grueso, vejiga y Órganos sexuales) es fresca. El sonido «HIIIIIIIIII» equilibra la temperatura de los tres niveles haciendo descender la energía caliente hacia el centro inferior y enviando la energía fría a los centros superiores. En forma específica, la energía caliente de la zona del corazón se desplaza hacia la región sexual más fresca, y la energía fría del abdomen inferior se eleva hacia la región cardíaca.

Posición: Tiéndase de espaldas con los Brazos relajados a los costados con las palmas hacia arriba y mantenga los ojos cerrados. Inhale  hacia las tres y cavidades: el pecho. el plexo solar y el abdomen inferior.
Sonido: Exhale el sonido «HIIIIIIIIII» subvocal, primero deprimiendo el pecho, luego el plexo solar y finalmente el abdomen inferior. Imagine un gran rodillo presionando su aura hacia el exterior a medida que se desplaza desde su cabeza hasta la zona genital.
Descanse y concéntrese: Después de haber exhalado a fondo, concéntrese en la totalidad de su cuerpo. Repita los pasos mencionados tres o seis veces. Practíquelo más frecuentemente para aliviar insomnio o estrés.

Práctica Diaria antes de Acostarse
Practique los Seis Sonidos Sanadores antes de acostarse por la noche.

Le ayudara a desacelerar el cuerpo, favorecer un buen sueño y refrescar aquellos Órganos que estén sobrecalentados. Antes de dormirse, límpiese de emociones negativas, para poder desarrollar emociones positivas. Eliminar emociones negativas contribuirá a evitar malos sueños y pesadillas. Podrá así dormir bien y conectarse con la Mente Universal para recargar su energía.

Si tiene problemas, dificultades, o no se siente bien, procure alcanzar una sensación de vacio total y envíe estos trastornos a la Mente Universal. Confíe en que esta fuerza le ayudara. Por la mariana sonría hacia su interior y si es que puede hallar respuestas a sus molestias. A menudo la respuesta estará allí cuando despierte.

La práctica de los Seis Sonidos Sanadores y la Sonrisa Interior están explicadas con mayor detalle e ilustradas en el libro de curaciones del Tao, Taoist Ways to Transform Stress into Vitality.

Aireación y Ventilación de la Energía Malsana

Estos ejercicios son especialmente Útiles para quien practique Chi Nei Tsang; deben realizarse diariamente para eliminar energías malsanasy emociones negativas de modo que las emociones positivas puedan desarrollarse y circular libremente. También pueden utilizarse para drenar el exceso de calor en un discípulo, pero este deberá practicar en su casa con regularidad para percibir todos sus beneficios.

AIREACIÓN

Debido a que la tensión provoca la condensación de altas energías malsanas y emocionalmente negativas en el pecho, es frecuente que el corazón se atosigue. Hay quien cree que las emociones negativas prolonga­das, tales como el odio, la impaciencia y la arrogancia, afectan en forma directa la condición cardíaca, o pueden ser una de las principales causas de los ataques cardíacos. Para protegerse, puede usted activar el corazón. Este procedimiento impulsara, hacia el corazón los sentimientos negativos y la energía malsana, y a partir de allí deberá airear u orear esta energía, eliminándola del corazón y del cuerpo.

El propósito de la aireación Los taoístas consideran que las plantas de los pies y los centros de las palmas están conectados al corazón. Por consiguiente, airear la energía malsana consiste en mover la energía desde el corazón hacia las plantas de los pies (Figura 2.36). La teoría es que cuando se airea la energía malsana haciéndola descender hasta las plantas de los pies y posteriormente hacia la tierra, las plantas se conectan con la Madre Tierra que puede aceptar esta energía malsana y negativa para emplearla y transformarla en energía útil. El significado de esto es que si la energía negativa se expresa en forma de emociones y se descarga desde el área más elevada del corazón, no podrá ser recibida por la Madre Tierra que puede darle un buen destino. En lugar de esto, dichas emociones serán recibidas por otros involucrados en la vida de esta persona, situación que puede ser malsana para ellos también.

Posición y práctica. La aireación es una actividad que se origina en el diafragma superior y en la mente. Palma hacia abajo, eleve la mano izquierda hacia el pecho hasta
el nivel del Centro Cardíaco, a unos dos o tres centímetros por debajo de la cúspide del esternón. Ubique la mano derecha paralela por encima de la izquierda, alineando la palma con el pericardio 8.

Practique el Sonido del Corazón (HAAAAAAAAAAA) y sienta como el calor del corazón comienza a arder, absorbiendo los sentimientos negativos.

Exhale esta energía (usando el Sonido del Corazón) mientras al mismo tiempo hace descender las manos. Sienta como se consumen las energías negativas. Continúe exhalando y haciendo descender esta energía hasta el perineo, la parte posterior de los pies y las plantas, y entonces sienta como la Madre Tierra la absorbe. Descanse las palmas sobre las rodillas. Mire hacia las plantas de sus pies y sienta la salida de una energía fría o helada, como una nube grisácea. Vuelva a descansar. Asegúrese un buen tiempo de descan­so, pues su descanso es algo importante.

Vuelva a comenzar colocando nuevamente las manos en la posición inicial a nivel del corazón. Practique entre dieciocho y treinta y seis veces, durante cinco a diez minutos. A medida que se limpie de energía sucia y malsana, se sentirá vacío pero de buen talante. Sienta la Energía Celestial como una luz dorada que desde lo alto penetra en su cabeza e inunda todo el cuerpo.

Descanse unos momentos. También percibirá la Energía de la Madre Tierra, de color azulado, ascendiendo desde las plantas de sus pies.

VENTILACIÓN:

El propósito de la Ventilación. Cuando las emociones negativas están causando malestares en los Órganos, la Ventilación es otra práctica posible para remover la energía indeseable. Por ejemplo, el temor localizado en los riñones puede ser ventila­do para modificar el color de su energía de azul brumoso a azul brillante. La ira produce una tonalidad nebulosa en el color del hígado que puede ser transformado de verde brumoso a verde claro brillante.

Posición y práctica. Cuando termine la práctica de Aireación indicada anteriormente, permanezca en la misma posición para comenzar el ejercicio de Ventilación. La Ventilación se practica para eliminar las emociones localizadas en otros Órganos. Ya que los dedos de manos y pies están conectados con todos los Órganos y glándulas (Figura 2.37), la energía malsana tiende a estancarse produciendo sensación de adormecimiento.
dedos

Siéntese colocando las manos sobre las rodillas. Mantenga los dedos ligeramente separados, apuntando hacia los dedos de los pies
Ubique los pies paralelos entre si y eleve los dedos de los pies

Apuntando hacia arriba. Concentre su atención en el área de unos 10 centímetros que rodea a los dedos gordos. Perciba la punta de los dedos gordos y luego la de todos los demás dedos de los pies.

Si tiene energía malsana que esté afectando a el Órgano, estudie la Figura 2.37 para determinar que dedos de las manos o pies corresponden al Órgano donde está localizada la energía malsana para extraer y eliminar dicha energía del cuerpo. Por ejemplo, si tiene un problema cardíaco puede concentrarse en los dedos meñiques. Sienta como sale la energía gris y nebulosa a través de esos dedos.

Practique el Sonido del Triple Calentador descendiendo hacia el ombligo, el perineo y los dedos de los pies (Figuras 2.38 y 2.39).
1. Con el sonido «HIIIIIIIIII» perciba la vibración sonora en las puntas de los dedos de manos y pies saliendo del cuerpo.
2. Sienta como gradualmente la energía emocional malsana, una emanación vaporosa oscura, brumosa, fría o helada, emerge de los dedos de manos y pies.
3. Visualice cómo se torna calla vez más clara y brillante. Continúe con la vista fija en el punto entre los dedos gordos observando como emergen unas energía malsana y emociones negativas.
4. Concentre su percepción en el hígado y  vea  como se torna color verde brillante.
5. Concentre su percepción en la vesícula y el páncreas  y    hágalo  brillar con color amarillo brillante.
6. Concentre su percepci6n en los pulmones y  véalos  radiantes de luz blanca.
7. Concentre su percepci6n en el corazón y  véalo abrirse con color rojo brillante.
8. Concentre su percepción en los riñones viéndolos radiar una brillante luz azul.