Por Cristina Morales

Los colores son una manifestación de luz y energía, emiten vibraciones, según su tonalidad, de distintas intensidades. Dichas vibraciones energéticas nos aportan mensajes diferentes, según su frecuencia y recibimos un estimulo que influye en nosotros y en el espacio.

Cada color pertenece a un elemento y los elementos entre sí se alimentan, se debilitan o se controlan.

En Feng Shui la energía Chi es generada o debilitada por todos los elementos que están en un lugar y los colores tienen una especial influencia en esa energía vital.

Los colores tienen la capacidad de armonizar o desarmonizar un entorno y las personas que lo habitan.

Por ello se ha de ser muy cuidadoso a la hora de utilizar ciertos colores, ya que sin haber hecho previamente un estudio de Feng Shui del lugar, añadir, por ejemplo, una pared pintada de rojo, sería añadir el elemento fuego a un lugar que posiblemente no lo necesite, haciendo que las personas que lo ocupan puedan alterarse o tener problemas de salud o de relaciones.

El Feng Shui trabaja con los 5 elementos a través de ellos encontramos el equilibrio necesario para armonizar el lugar.

La expresión de color de los 5 elementos es:

El rojo simboliza el elemento fuego, el rojo es vitalidad, fiesta, llamada de atención. Es un color caliente. Evoca emociones aparentemente contradictorias, el amor o la guerra y muchos estudios afirman que puede llegar a aumentar la presión arterial y el ritmo respiratorio. Aporta optimismo y confianza en uno mismo.

El amarillo y marrón simboliza el elemento tierra, simbolizan la alegría, se vinculan con el sol y con la alegría de la luz. El amarillo es un color cálido, que al igual que el color rojo tiene significado contradictorio, por un lado denota felicidad y alegría, y por otro lado el amarillo es el color de la cobardía y el engaño.

El blanco simboliza el elemento metal, simboliza la pureza y la verdad, el cielo, la limpieza y claridad. El blanco se asocia con los hospitales, especialmente los médicos, las enfermeras y los dentistas. Un sitio dónde prevalezca el blanco tiene una energía demasiado Ying lo que provoca falta de alegría.

El azul y negro, simbolizan el elemento agua. El azul aporta frescura y tranquilidad, no se recomienda utilizarlo en un dormitorio si en ese lugar no se necesita el elemento agua, ya que puede llegar a producir dolores de cabeza. Se dice que aleja a los malos espíritus y provoca paz.

El color negro, que también simboliza el elemento agua, es un color que representa lo misterioso, lo oscuro, lo desconocido. Es lo contrario al blanco, que es ying, el negro es yang. Lo recomendable es encontrar el equilibrio entre el Ying y el Yang para que las energías puedan fluir de manera natural y su vibración sea beneficiosa.

El color verde, simboliza el elemento madera, la madera es crecimiento, creatividad, el color verde ayuda a generar ideas, crear, tiende a tranquilizar. El verde significa equilibrio, armonía y estabilidad. Por otra parte también significa envidia y celos.

http://sanacionnatural.net/los-colores-en-el-feng-shui/