Existe bastante consenso científico que durante el periodo neolítico, que se inició aproximadamente en el año 8.500 a.C., hubo una gran transformación cultural al adoptar gradualmente la agricultura y pastoreo como forma primaria de subsistencia. El hombre y la mujer se escindieron de los espíritus reinantes; el sol, la luna, la lluvia, el viento, la vida, etc.,  propios de la naturaleza y el cosmos. La muerte fue vista como un dolor, un miedo por lo que había que alejarse de ella, había que sobrevivir. A partir de ese momento, el hombre y la mujer ya no confiaron totalmente en lo que la Tierra podía entregar en forma espontánea a través de la recolección y caza.

En este ámbito, el rol del hombre, encarnación de lo masculino, tomó paulatinamente como propio el poder sobre la naturaleza, controlando los momentos de preparación de la tierra, siembra, riego, cuidado y cosecha, en lo que a la agricultura se refiere, y también el cuidado de los animales a través del pastoreo.

El cobijo, la contención, la confianza, lo nutritivo, en la naturaleza y el cosmos, en otros términos, lo femenino, quedó postergado estableciéndose desde ese momento, culturas patriarcales. La mujer, encarnación de lo femenino, ha quedado relegada hasta nuestros días.

Lo que vemos actualmente, producto de esta herencia, es un desarrollo masculino polarizado. Un ejemplo del desarrollo masculino actual, es que los hombres siguen estereotipos de éxito fantasiosos, algo así como auto o moto grande, mujer muy sensual, extrema riqueza, seducción, intolerancia, violencia, etc. Este es un estereotipo explícito en los medios de comunicación, no es real, es una fantasía. Este estereotipo no te sirve para vivir plenamente con tu pareja, no te sirve para educar a tus hijos, no te sirve para tener buenas relaciones en el trabajo y no te sirve para dormir tranquilo. Seguir este estereotipo sólo sirve para que tu ego se alimente y tú mueras de inanición.

Las máscaras hay que sacárselas, salir de la ignorancia y ser un hombre que reconozca la esencia masculina que vive en nosotros. Desde ahí entender lo que nos rodea y principalmente a nuestras mujeres, con quienes tenemos una deuda milenaria. La síntesis, convergencia, unión, hay que lograrla reconociendo y bendiciendo a nuestras mujeres. Cualquier otro camino es un camino de destrucción.

Esto no es una teoría o retórica idealista, es un hecho concreto y palpable. Los hombres, en nuestra intimidad, nos sentimos con graves problemas de relación y comunicación con nuestras mujeres y familia, convirtiéndonos en seres solitarios atrapados en una dinámica de pareja beligerante e irracional, que estamos lejos de entender.

La relación de pareja es un camino de felicidad y plenitud. Lamentablemente, para la gran mayoría, esta realidad, pareciera estar muy lejos. Nuestra propia cultura es un impedimento para realizar este camino virtuoso, por lo que cualquier transformación requiere de un esfuerzo consciente.

La pareja es nuestra primera creación social comunitaria, el reflejo de ella se plasma en nuestra descendencia, familia y comunidad. ¿Qué legado quieres dejar? ¿Cómo generar una tregua y crecer juntos? ¿Cómo encontrar el camino de regreso? ¿Cómo dejar de contribuir al caos y tormento existente en nuestro mundo? ¿Cómo nos potenciamos y comunicamos desde nuestra esencia masculina

Estas preguntas necesitan ser contestadas para poder desarrollarse como hombre equilibrado desde nuestra esencia masculina.

Es por esto que durante los últimos meses hemos estado ocupados en este tema, desplegando permanentemente reuniones cuyo foco es la reflexión y aprendizaje.
“Encuentro de Hombres en AURUM”, es un espacio que propone respuestas concretas a las preguntas que recién esbozamos y otras inquietudes varias.

En este espacio se exponen temas relevantes para que los hombres amplíen sus esquemas de relacionamiento, especialmente con las mujeres. Abordamos la “Esencia del hombre vs. esencia de la mujer” para identificar nuestras respectivas fortalezas de género y cómo poder sinergizar nuestras capacidades en cada uno de los roles que nos toca abordar en la vida.

Entender las diferencias entre hombres y mujeres, nos permite ciertamente dar pasos concretos hacia una mayor empatía y por ende alcanzar un mejor estándar de “Comunicación con la mujer”. Todos buscamos intimidad con nuestra mujer, ese tipo de comunicación es tremendamente necesaria y delicada, pero nos cuesta tanto llegar ahí y cuando estamos cerca de alcanzarla, no sabemos cómo relacionarnos en ese ámbito y queremos muchas veces escapar.

Dejar de lado los estereotipos modernos, nos permite sumergirnos en la profundidad arquetípica del “Padre, protector, sanador y amante” que tenemos en forma natural. Así, ampliamos tremendamente nuestro espectro de lo que podemos hacer, más allá del proveedor de cosas materiales siempre ocupado en el trabajo y dejando de lado sistemáticamente, por falta de sensibilidad, lo que declaramos que es lo que más nos importa, nuestra propia familia.

En nuestro día a día, la mayoría de las veces estamos enfocados en hacer algo; ausentes, distantes, soñando despiertos o preocupándonos de qué podría ocurrir en el futuro. No nos ocupamos por lo que verdaderamente ocurre en ese momento, en el presente. Incluso en una relación sexual, muchas veces estamos más enfocados en llegar rápidamente al orgasmo, ya que existe una ansiedad o tensión condicionada, que hay que liberar. Pero también, existe la alternativa opuesta, de poner atención al momento en que ocurren las cosas y disfrutar de una larga intimidad sexual, lo cual ciertamente nutre la relación de una manera mucho más profunda.

Lo anterior lo abordamos a través de técnicas de “Mindfulness y comunicación afectiva” y apoyándonos en ejercicios de silencio, equilibrio y respiración. Alcanzar mayor presencia sin duda generará una mejor comunicación y relación con nuestras mujeres, familias y comunidad.

Es por este motivo que queremos invitar a todos los hombres que están buscando respuestas y mejorar sus relaciones de pareja a sumarse al nuevo ciclo de “Encuentro de Hombres en AURUM” que se inicia el próximo miércoles 10 de agosto de 2016. Inscríbete pronto y ven a vivir la experiencia. Cupos limitados.

Ver más en: www.facebook.com/events

Un abrazo fraterno,

 Suresh Devandas L.
Instructor de yoga y meditación. Ingeniero Civil Industrial PUC con especialización en Tecnologías de Información, MSc. in Finance & MBA.

Cristián Sauvageot T.
Terapeuta integrativo. Life & business coach. Investigador en desarrollo humano-organizacional y empresario.

3era Versión Encuentro de Hombres AURUM