Por Gaspar Insfrán

La meditación es una técnica que se originó en India hace miles de años. La mayoría de la gente la considera como una herramienta para eliminar el estrés y conseguir estados de paz, pero la verdad es que esconde muchos secretos de los cuales no tenemos idea.

Hallaron el cuerpo de un monje momificado hace 200 años en Mongolia. Barry Kerzin, medico del Dalai Lama, asegura que no esta muerto y se encuentra en un estado de meditación muy especial

Los restos fueron hallados el 27 de enero pasado. Aunque los exámenes forenses aún no han sido completado, se especula que la momia tiene alrededor de 200 años. Sin embargo, el doctor Barry Kerzin asegura que el hombre momificado se encuentra en un estado espiritual muy raro y muy especial llamado ‘tukdam’.

Tukdam es un término honorable para las practicas meditativas. Cuando un practicante realizado está por morir y lo hace consciente de la naturaleza de la mente dicen que ingresa a este estado de conciencia denominado ‘tukdam’. Lo increíble es que en ese estado se mantiene el color de la piel, la nariz no se deteriora, el cuerpo no se vuelve tenso, los ojos se mantienen con una mirada suave y compasiva, y la zona del corazón se mantiene tibia.

Es difícil encontrar explicaciones lógicas a este tipo de fenómenos. La mente y su potencial se va dilucidando cada vez más a medida que uno cultiva la quietud, la introspección y la auto-observación. La mente es la conciencia que va hacia afuera, a través de la percepción con los cinco sentidos percibimos el mundo. Cuando la mente va para adentro, eso es meditación, en ese estado se da un descanso profundo que permite a la persona aumentar sus habilidades y vivir de manera mas equilibrada. De ese descanso profundo surgen todo tipo de experiencias increíbles como el desarrollo de la intuición, mas claridad y rapidez, alerta total de la mente, entre otras cosas.

A continuación comparto una entrevista a Sri Sri Ravi Shankar, líder humanitario y guía espiritual, donde explica un poco mas sobre la meditación.

– ¿Cómo silenciar la voz en mi mente cuando estoy meditando?

Hay varias cosas que puedes hacer.

La primera es aceptar y no pelear contra ella. La combates y sientes que no deberías estar escuchando ese ruido en tu mente. Cuanto más quieras deshacerte de esa voz, más presente la tendrás. El principio de la consciencia o la mente es que la resistencia a algo no hace que esto desaparezca sino que, por el contrario, crece. Entonces, lo primero que debes hacer es dejarte ir y no resistir ese ruido.

Lo segundo, son las cinco formas de entrar en meditación- La respiración te ayudará a deshacerte de ese ruido. La comida adecuada también puede tener un impacto en tu meditación. Ejercicio físico, posturas de yoga, emociones más sutiles, buen entendimiento, todos contribuyen a una buena meditación.

– Durante la meditación, estaba consciente pero no tenía ninguna sensación en mi cuerpo. Sólo había “Yo soy” y luego, mi cuerpo se sacudió y volví. ¿Qué pasó?

Es bueno, tuviste un atisbo de ese estado interno, de la consciencia que eres. Eso es normal, es bueno. Pero no trates de tener la misma experiencia mañana. No. No se repetirá. Cada día hay un nuevo tesoro para ti. Entonces, tómalo y no te aferres a las experiencias. Eres mucho más grande que estas experiencias.

– Durante la meditación, mi mente se vuelve pero no he podido trascender o ir más allá de mi mente, ¿estoy haciendo demasiado esfuerzo?

Sí, no deberías intentar ir más allá de la mente. Por tu propio bien, no hagas nada. Sólo relájate ¿sí?

Si estás en una camilla de masajes ¿qué hacés? Dejas que el masajista cuide de ti. El masajista hace su trabajo. Tú no haces nada. Lo mismo sucede en la meditación: no haces nada. Deja que la naturaleza cuide de ti.

– Luego de meditar por cierto tiempo, me volví más consciente de mis patrones de reacción como estar a la defensiva y el enojo. ¿Cómo hacer para reaccionar de forma diferente?

Desconoce todos los que creas que son tus patrones. Déjalos ser.

Si empiezas a identificarte con “siempre estoy enojado”, “siempre estoy a la defensiva”, entonces estarás apegándote al pasado o a los patrones. Entonces, desconócelos. Estaban ahí ayer. Llegaron a mí ¿Y qué?

A veces se ven nubes oscuras en el cielo pero el espacio no las toma como propias. Simplemente les permite llegar, pasar e irse. De forma similar, estas emociones vienen, a veces son agradables, a veces desagradables. No las tomes como propias. Este es el primer paso. Déjalas que vengan y se vayan.

– Escuché que luego de años de meditación, tu vida entera se convierte en una meditación constante ¿Puedes explicarlo?

¡Sí! Esa paz interior se queda contigo hagas lo que hagas.

Puedes estar caminando, hablando, comiendo, conversando, viendo las noticias en la televisión, y esa calma, esa serenidad, continúa contigo. Te acostumbras tanto a eso. No te abandona.

Pero, otra vez, no sigas pensando “¿Cuándo tendré ese tipo de experiencia?” Puede suceder en cualquier momento ¿a quién le importa? Esa debería ser la actitud. Esto es lo mejor que puedes decir: “Está bien, lo dejo ser”.

Simplemente aprende a relajarte profundamente. Sin esfuerzo. Porque cualquier cosa que ganemos a través del esfuerzo es material, y limitada. Cualquier cosa que quieras ganar en el plano espiritual, algo profundo, elevado, no lo conseguirás a través del esfuerzo. Cuando dejas ir todos tus esfuerzos, ganas algo mucho más grande.

¿Por qué 10 minutos de meditación te dan más energía que 8 o 10 horas de sueño?

Así es cómo funciona la meditación. La meditación te da una energía diferente. La comida te da otro tipo de energía. El sueño, otro tipo de energía. El ejercicio físico, otro tipo de energía. El conocimiento te da otro tipo de energía y la meditación, definitivamente, supera a todos ellos

ejempla.com/vida/meditacion-mas-alla-de-la-muerte