Por Francisco J. Lastra

En un click, esta nueva plataforma de agricultura sustentable te permite ser parte directa del desarrollo de un agricultor local, y tener tu propio metro cuadrado de frescas verduras y hortalizas cultivadas por quienes mejor conocen la tierra.

Es el sueño del citadino: tener una huertita en el patio de vegetales frescos y libres de pesticidas impronunciables para cocinar con el sabor natural del campo profundo. El problema nace cuando el romance ecológico choca con el muro de la realidad: no tenemos semillas, ni patio y no sabemos la primera cosa sobre agricultura ¿Vamos al súper, mejor?

Por suerte, la tecnología está permitiendo un camino intermedio: comprar directamente a un agricultor local, apoyando su negocio y, por supuesto, disfrutando del inigualable sabor de frutas y verduras frescas que antiguamente era solo un privilegio de la vida rural.

Hace un tiempo ya les hablamos de Huertas a deo, un sistema que lleva a domicilio los productos de pequeños agricultores, sin costo de despacho y pagando precios justos (por cierto, nuestro lector Eduardo loprobó y le encantó). Hoy destacamos una nueva plataforma con un objetivo parecido, pero un método aún más personalizado.

 

UNA DELICIOSA INVERSIÓN

Mi Huerto Web nace como proyecto del ingeniero forestal Diego González y el técnico agrícola Pablo Ossa bajo tres pilares principales: agricultura sustentable, comercio justo y negocio inclusivo. Para lograrlo, prescinden del intermediario –que suelen ser las grandes cadenas de supermercados– para que el consumidor pueda ser directamente socio de un agricultor local.

El sistema es bastante sencillo. Tras crear una cuenta en el sitio, tendrás acceso a proyectos de huertas de tu localidad, con una descripción de sus productos: quién los cultiva (nombre, ubicación y su historia), los detalles del proyecto (valor, fecha de cosecha, semanas de entrega), el cultivo (cómo se riega, cómo se manejan las malezas y plagas, y origen de semillas) y lugar de entrega.

¿Se ve bueno el proyecto de tomates de la señora Juanita y las lechugas de doña Silvia? Tú escoges en qué invertir en un sistema similar al de plataformas de crowdfunding, donde se necesita un mínimo de inversiones para hacer realidad el proyecto. “Esto es porque un huerto tiene una escala sustentable”, nos explica Diego.

Esta inversión que recibe el agricultor mediante los gestores territoriales de Mi Huerto Web,le permite cubrir la inversión inicial, el arriendo de la tierra, capital de trabajo e insumos, quedando como única preocupación el crecimiento de los vegetales y hortalizas, proceso que es supervisado por el equipo de Mi Huerto Web.

Al existir un riesgo compartido entre consumidor y agricultor, la posible pérdida se minimiza al dividirse la inversión en etapas. “Al productor se le paga por hitos. Por ejemplo: preparación de suelo, almácigos, trasplante, riego abono, cosecha, etc. Si en el hito 3 hace erupción un volcán y se pierde la cosecha, se cancela el proyecto. El productor recibió su pago por el trabajo realizado, pero el resto de los hitos sin pagar se devuelven a la cuenta del inversionista”,agrega Diego.

Una vez lista la cosecha, el mismo día que se extraen los vegetales y hortalizas se arman las canastas de los clientes, quienes las podrán retirar en las llamadas “ferias MHW”, kioscos ubicados en lugares públicos estratégicos que no signifiquen un viaje extra.

El proceso termina con un link enviado a cada consumidor para evaluar al agricultor.Luego, a disfrutar de vegetales y hortalizas frescas y 100% orgánicas que, de cierta forma, viste tú mismo crecer.

 

DESPERDICIO CERO Y 100% ECOLÓGICO

Uno de los principales beneficios de Mi Huerto Web es que maximiza las ganancias del pequeño agricultor, ya que cada tomate, lechuga y betarraga que se producen en proyectos financiados, tienen un destinatario con nombre y apellido. Ningún vegetal u hortaliza queda atrás.

El escenario que suelen enfrentar agricultores es totalmente opuesto, incierto, ya que raramente hay total certeza de que toda la producción se pueda vender, convirtiendo la cosecha en una especie de rueda de la fortuna donde perder es más habitual que ganar, y que inhibe cualquier intento de producir más.

¿Qué pasa con toda la producción que no se vende en el sistema tradicional? A la basura, en la mayoría de los casos. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura estima que cerca de un tercio de toda producción de comida mundial termina en basureros ¡Un tercio!

“La persona no es consciente, no se puede hacer responsable de algo que no sabe, pero es cómplice de un sistema ineficiente, mal diseñado y que nos perjudica globalmente“, nos explica Diego. “Nosotros queremos cambiar eso. Que las personas sean conscientes y responsables del valor social y ambiental detrás de los productos que consumen“, agrega.

Al ser cada huerto financiado de antemano, Mi Huerto Web asegura a cada pequeño agricultor rural, que el fruto de su trabajo no se desperdiciará, brindando al mismo tiempo a los consumidores una frescura con la que ningún Supermercado puede competir, junto con la certeza de que sus productos se produjeron de forma 100% sustentable.

 

PILOTO DE MI HUERTO WEB

Actualmente el proyecto está pronto a iniciar su programa piloto en Valdivia, y piensan extenderse a las zonas con más inscritos en su sitio. Por ahora son Santiago y Punta Arenas. Si quieres que llegue Mi Huerto Web a tu comuna, regístrate en el sitio. Esto es importante porque se consideran nuevas ciudades en base al número de interesados.

www.eldefinido.cl