La chia o salvia hispánica es una planta herbácea, perteneciente a la familia de las lamiáceas. Junto al lino es uno de los vegetales con más concentración de ácido grado alfa linolénico omega 3. Se cultiva para utilizar sus semillas (molidas) como alimento. Estas pequeñas semillas, cada día son más usadas por la gente, debido a que cuentan con varias propiedades relavantes para la salud. Por lo general, se utiliza en ensaladas, pero puede secarse y molerse para prepararla como harina fina. Se consume cruda o cocida y en algunos lugares, como México se usa para darle sabor a algunos jugos vegetales o esencias (constituye una bebida muy refrescante).

En ciertas culturas precolombinas ya se sabía de los beneficios de la chia. Se usaba mucho en las comidas, por ejemplo el pueblo azteca la consumía mucho. Era de especial interés, ya que incluso lo usaban en rituales y ceremoniales de tributo. Las semillas de la chia son pequeñas y ovaladas. Tienen colores negro, blanco, gris y marrón.

Composición nutricional

La chia es una fuente importante de proteínas y ácidos grasos omega 3. Está compuesta químicamente por un 20% de proteínas, un 25% de fibra (laxante natural) y muchos antioxidantes, especialmente buenos para conservas bien nuestras células. También posee aceites en un 34%, donde el 64% de este, son ácidos grasos omega 3.También contiene ácidos omega 6. Ambos ayudan a incrementar el colesterol bueno (HDL) y a reducir el malo (LDL). De las vitaminas, posee la A, Niacina (tipo de vitamina B).

Sumado a esto, previenen las enfermedades cardiovasculares. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha señalado que estos ácidos grasos son indispensables para un correcto funcionamiento del cerebro. Los ácidos omega 3 son especialmente útiles para mejorar la concentración, en especial en los estudiantes. Un consumo regular de estos combate el déficit atencional, además de que ayudan al funcionamiento de ojos y de la corteza cerebral, región cerebral que trabaja en la memoria y el razonamiento. De los minerales, tiene potasio, magnesio, calcio, zinc y fósforo. En un alimento apto para celíacos, pues no tiene gluten, que es lo que los afecta.

Adelgazante natural

Las semillas de la chia pueden servir para adelgazar, pues permiten bajar de peso naturalmente. Desde la antigüedad que se usan, pero hace muy poco que se descubrió su capacidad adelgazante. Cómo vimos antes, en su composición, cuentan con una cantidad alta de fibra (soluble e insoluble). La que es soluble es la que puede absorber agua. Al hacer esto hace que se genere en el cuerpo una sensación de saciedad, lo que provoca que el apetito disminuya. La parte de la fibra que es insoluble, actúa eliminando muchas de las sustancias tóxicas del organismo. Así se logra bajar de peso de forma natural.

Formas de consumo

Las semillas de chia se pueden consumir de diferentes formas. Puede usarse como gel, se deja remojar la semilla en un vaso con agua unos 30 minutos antes de consumirla. Es mejor usar agua mineral o hervida fría, pues el cloro puede destruir varios de sus activos. Una vez que las semillas absorben el líquido, se forma una gelatina que se puede guardar refrigerada para consumirla después (incluso tras un mes). Esta mezcla se puede combinar con alimentos como leche, yogur, jugos naturales, en ensaladas, sopas, salsas, cremas, panes, etc.

sanoynatural.cl