Por Sano y Natural

El Zen es una escuela del budismo, religión milenaria no teísta ( no hay un dios creador o absoluto) surgida en la India. Esta escuela apareció en China, en el siglo VII y luego se expandió a Vietnam y Japón. Sobre esta base mística-religiosa es que nace la psicoterapia zen. Se dice que esta es una fórmula exitosa para superar las crisis personales. esta terapia combina ciencia, afecto y espiritualidad. Es de gran utilidad para sanar a personas con depresión, ansiedad y otras dificultades similares que afectan a su calidad de vida.

La llamada psicoterapia zen, es de carácter cognitivo existencial, y que intenta no sólo enfrentar los problemas actuales de cada persona, sino de crear una mirada nueva, es decir un estilo de vida revitalizante para su vida cotidiana. El doctor, Jorge Rovner, médico argentino, especialista en psiquiatría, psicología médica y estudioso de esta terapia, señala que esta técnica va destinada a cualquier persona (niños, adultos, hombres y mujeres), con independencia de sus creencias religiosas. Es un método que puede aglutinar perfectamente a el que quiera practicarla. Rovner, fundador de la Asociación Argentina de Psiquiatría y psicoterapia Zen, explica que en su país ya se han tratado cerca de dos mil pacientes con exitosos resultados.

 

FUNDAMENTOS

La psicoterapia zen intenta transformar las creencias erróneas y sin una base lógica, que nos hacen sufrir. Es un modo de vincularse con la vida racional y práctica de forma agradable. Se encarga de educar en la práctica de la compasión y la paciencia del paciente, para que la practique en él y con los demás. Esta disciplina ayuda a lograr el desapego de todo tipo de codicia, logrando evitar el sufrimiento. Además ayuda a que la necesidad humana de trascender, encuentre una forma para lograrlo con respeto y apreciación.

Desarrolla en las personas, un modo respetuoso de ver a los demás. Explora y diseña nuevos tipos de paradigmas de progreso, éxito y responsabilidad, y promueve cualquier actividad que permita vivir la vida en plena libertad. En la práctica de esta psicoterapia, integra todos los avances científicos de la medicina, la psicología y la psicopedagogía. El zen señala la necesidad de acceder al mundo “tal cual es”. Sigue la tradición budista de la intuición y la espontaneidad.

 

PASOS A SEGUIR

La psicoterapia zen, dicen sus seguidores, brinda la posibilidad de un cambio racional y práctico en la calidad de vida de la persona que lo utilice. Además es útil para depresiones, problemas de ansiedad y crisis de vida. Estas son los planteamientos y los pasos a seguir en la terapia, según los propios planteamientos del especialista argentino, Jorge Rovner:

• Enfatiza la importancia del aquí y ahora del paciente, el error es sobreestimar la importancia del pasado o la anticipación del futuro.

• Ayuda a lograr el desapego de toda codicia, para evitar el sufrimiento por esto. La psicoterapia zen nos hace buscar la sólo lo que nos hace dichosos, sin ser codiciosos.

• Intenta transformar las creencias erróneas y sin base lógica, que nos hacen sufrir. Hay que revisarlas y entenderlas, eso nos abrirá un mundo nuevo.

• Permite que la necesidad de trascender encuentre un espacio de respeto y apreciación. La Psicoterapia Zen estimula al paciente a la exposición, análisis y desarrollo de la trascendencia.

• Intenta ser compasivo y paciente contigo y el resto. Esto involucra entenderse a uno mismo y a sus semejantes, como víctima del error, la ira, la codicia, la envidia y el rencor, entre otras emociones negativas que nos afectan.

• Modifica y enfatiza el error, en conceptos que tienen que ver con el sufrimiento, como el pecado, la culpa, el castigo, etc. La terapia zen trabaja en cada paciente, de manera compasiva, e intenta que el paciente abandone la valoración excesivamente crítica sobre sus actos y de los demás.

 

TÉCNICAS:

La psicoterapia zen hace uso de la psicología cognitiva, donde se intenta conocer las creencias que sustentan nuestros pensamientos y conductas, para así modificar las que están erróneas y que nos llevan al sufrimiento. Una de estas técnicas es la reestructuración cognitiva (procesos mentales del conocimiento). Es una estrategia para modificar la forma en como interpretamos y valoramos subjetivamente lo que nos ocurre en la vida. Esta busca que haya una reestructuración cognitiva para estar en el mundo de forma pacífica y sentirnos compasivos, tranquilos y benevolentes.

Otra técnica es la del afrontamiento, que busca disminuir progresivamente la tristeza, la ansiedad, el dolor y la preocupación con que nos exponemos a estímulos a estímulos que percibimos como amenazantes o perturbadores. Busca que nos tengamos una existencia natural, sin prejuicios ni temores. La toma de perspectiva es una técnica especial, que se basa en como leemos los acontecimientos. Estos pueden ser malos o buenos, entonces, si aprendemos a verlos de cierta manera, podemos reducir la sensación extrema de que sea “muy malo” o “muy bueno”, para así no estar en un ritmo tan esquematizado y rígido.

www.sanoynatural.cl/comunidad/