El puerro o el “espárrago pobre” es un tipo de ajo originario de Oriente Próximo. Es una verdura de invierno que en dicha estación se muestra con un largo tronco blanco. En primavera, sin embargo, tienen el protagonismo los puerros pequeños de varias tonalidades. En cuanto a la forma, se compone de largas hojas verdes que acaban en un cilindro blanco con varias raíces blandas. La parte que más se consume es el cilindro liso que emerge durante su cosecha.

 ¿Cómo elegirlo?

Al tratarse de una verdura de hojas, antes de elegirlo, nos fijaremos en que éstas sean verdes oscuras, nazcan bien y se mantenga firmes. Hay que prestar atención a las hojas florecidas o amarillentas pues demuestran la falta de frescor de la verdura. En cuanto al corazón blanco, debe ser bien liso, carnoso y sin ningún tipo de mancha. La raíz debe ser el máximo de terrosa posible.

¿Cómo prepararlo?

Sólo hay que quitar las raíces cortando por la base, lo mismo con las hojas verdes. Puedes guardarlas para añadirlas al ramillete de hierbas o cocerlas para preparar un potaje o crema, como quieras. En cuanto a la parte blanca, tienes dos opciones: córtala en dos o en cuatro a lo largo, lávala y elimina los residuos de tierra. La segunda opción consiste en cortarla en rodajas y hervirla en una olla con agua fría durante 20 minutos.

¿Cómo cocinarlo?

Cuando lo hayas cortado en rodajas, sólo tienes que cocerlo al vapor durante 10 minutos. También puedes escaldarlo en agua con sal o dejar que se haga en una paella caliente con un poco de mantequilla y chalote desmigado.

¿Cómo conservarlo?

En la bandeja de verduras de la nevera aguanta durante cinco días como máximo. Si tras comprarlo le quitaste las hojas, no tardes más de dos días en cocinarlo ya que el corazón del puerro podría secarse. Otra opción es lavar las partes de la verdura que vas a aprovechar y conservarlas durante cinco días en bolsas de plástico perforadas. Una vez cocinado, no aguanta más de un día en la nevera, se vuelve indigesto. Lávalo, córtalo en rodajas y guárdalo en una bolsa para congelados, en el congelador aguanta lo que quieras.

¿Con qué cocinarlo?

El puerro, igual de sabroso que la cebolla pero menos picante, se puede integrar en quiches, gratinados, pastas brick, tartas, tortadas, hojaldres con compotas, crumbles, etc. En todos ellos quedará exquisito con tocino, salmón o pollo. Puedes sustituirlo por la chalota o la cebolla cuando hagas pollo. También puedes consumirlo solo en crema, ragoüt, flan o fondue. Los puerros a la crema o la vinagreta son un acompañante maravilloso. Las hojas pueden aprovecharse para dar un toque a los caldos o las sopas. En todos los casos, el puerro se consume cocido.

 

BENEFICIOS DEL PUERRO PARA LA SALUD

  • Combate la presión arterial alta
    El puerro ayuda a disminuir la presión arterial y a mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio, por esto es un alimento recomendado para personas que padecen de hipertensión.
  • Fortalecer el sistema inmunológico con Puerro
    La vitamina C se caracteriza por su acción antioxidante y junto con los Folatos promueve la formación de glóbulos rojos, glóbulos blancos y anticuerpos para el sistema inmunológico reforzando la resistencia a las infecciones.
  • Mujeres embarazadas y niños
    El puerro aporta una importante cantidad de Folatos que aseguran el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación.
    Es por esto que el puerro es apropiado en la dieta de la mujer embarazada para evitar en el futuro bebé enfermedades como la espina bífida o la anencefalia.
  • Favorece transito intestinal
    La gran cantidad de fibra que aporta el Puerro ayuda a regular el transito intestinal y el Magnesio le otorga un suave efecto laxante que previene el estreñimiento.
  • Potente diurético
    El puerro es diurético, ya que es rico en potasio y pobre en sodio y estimula la eliminación de líquidos del organismo, por esto es útil para tratar casos de hiperuricemia, gota, nefritis e infecciones urinarias, además de ser muy bueno para prevenir la aparición de cálculos renales.
  • Reduce el colesterol
    El principio activo de esta planta, llamado aliína, le confiere al Puerro propiedades que ayudan a eliminar el colesterol del organismo.
  • Ayuda a perder peso
    Debido a que contiene un 94% de agua, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono, el Puerro resulta ser un alimento bajo en calorías ideal para incorporar en dietas para bajar de peso.
    Además, por su elevado contenido en fibra, el puerro aporta sensación de saciedad.
  • Es aperitivo y digestivo
    Gracias a su aceite esencial que ejerce una suave excitación sobre las glándulas gastrointestinales, el Puerro facilita el proceso digestivo y estimula el apetito.
  • Propiedades antisépticas y bactericidas del Puerro
    Una infusión con el bulbo del Puerro se puede usar como tratamiento para lavar heridas y evitar que se infecten por sus excelentes propiedades antisépticas y bactericidas,

www.euroresidentes.com/Recetas/cocina_vegetariana/