Por Sascha Hannig

El agua diamantina purifica y mantiene las vibraciones para ayudar a desarrollar nuestra conexión con el mundo. Su fórmula puede mejorar las relaciones interpersonales, sanar, meditar o incluso beneficiar, por medio de su riesgo, a las plantas de nuestro jardín. ¿Quieres saber de qué trata?

El agua de manantial ya lleva cinco horas tomando las vibraciones del agua diamantina pura, ahora es una hoja en blanco, lista para ser programada por las emociones y pensamientos. La persona se sienta al lado del recipiente y comienza a narrarle sus intenciones a través de la meditación y una voz calmada, igual como si estuviera explicándoselo a un niño, “quiero sanarme”, “quiero entender”, o simplemente “quiero comunicarme”. Así, va bebiendo el agua, impregnándose de sus vibraciones especiales y conectándose con la dimensión de la conciencia.

Es cierto que el agua  es sin lugar a dudas, la representación de lo imposible,  esta tendencia se ha ido difundiendo en este siglo, pero la idea de que el agua puede sanarnos, proyectarnos, ayudar a potenciar nuestros sueños , tiene una historia más larga. Hace más de una década, científicos como, Masaru Emoto, desarrolló la teoría que señala las propiedades energéticas que se transmiten al agua, mediante nuestra voz o intenciones, para afectar la forma de los cristales de hielo. Pero, antes de ésto, ya en 1994, el belga  Joel Ducatillon logró un agua perceptiva. ¿Cómo? mediante la meditación, llegaría a la conciencia del traspaso de energía, y luego con experimentos en los que se vertía agua de manantial en cápsulas con átomos acelerados llamadas “Codificadoras de ADN 850”  daría vida a su redescubrimiento,  que adquiere vibraciones “primarias”.

El agua puede adecuarse mediante el traspaso de energía de las personas, animales, plantas o cuarlquier organismo de la tierra.  Así potencia las propiedades naturales del ser, es decir, si tenemos la voluntad de la meditación, acondicionar el agua diamantina nos ayudará a llegar a un punto de concentración y conexión. Si por otra parte, queremos utilizarla para sanar un problema, ésta puede potenciar las propiedades del remedio que ingerimos. Por lo tanto, su uso y consumo brinda grandes beneficios a nivel físico, emocional y energético.

Para poder programar el agua para enfermedades, puede mezclarse con nuestros medicamentos, cremas y ungüentos, comida o suplemento físico. Según Ducatillon “una forma de programarla es expresando en voz alta (más efecto que diciéndolo mentalmente), la intención de lo que queremos, y sujetando la botella entre las manos. Por ej: mi intención es superar mis enfados, mi intención es curarme, mi intención es superar todos los conflictos familiares, etc.. cualquier intención que sea buena. Y la emoción, la fe, la claridad y la firmeza, de lo que queramos, todo influye en los resultados.”

EL AGUA DIAMANTINA TIENE DOS CARACTERÍSTICAS BÁSICAS:

La primera es que es altamente susceptible a las emociones e intenciones, ya que nosotros estamos constantemente “emitiendo energía”. Los sentimientos que no son emitidos de manera positiva  pueden traspasar su vibración energética al agua, por eso, el agua diamantina siempre debe ser regalada, no puede ser comercializada.

La segunda es que, por sus propiedades de vibración aceleradas, ésta puede traspasar la actividad diamantina a otra fuente de agua, por lo que puedes producirla infinitas veces. Según el artículo oficial del profesor Ducatillon, creador de la técnica ,“pueden hacer un litro de Agua Diamante echando 100 ml de Agua Diamante en una botella vacía a la que se le añade agua mineral. Se necesita siempre el 10% de la cantidad que se desea obtener, con el fin de no esperar mucho tiempo. Para esa cantidad, se necesita, más o menos, 1h30 de espera antes de utilizarla. De un litro de Agua Diamante pueden hacerse 10 litros etc. Si se utilizan botellas de plástico se recomienda cambiarlas a menudo.”  (A un costado, se puede ver el video de una conferencia realizada en Lima el 2010 y explica un poco más del proceso a nivel de partículas).

La terapeuta Lidia Quezada Moraga, de Valdivia, explica que su vida cambió con el descubrimiento de las terapias alternativas “me llegó mucha información relacionado con el estudio de Metafísica y otros temas. En estos apareció la historia del “Agua Diamantina ” que investigué y llegué a quien a hizo circular por  el mundo entero”, leyó el libro del doctor Ducatillon “Agua diamante”. Lidia es distribuidora desde hace aproximadamente 8 años y explica que desde que comenzó a distribuirla su vida adquirió un cambio radical. “la persona que me envió una botellita de 500 ml en esos años, me agregó una nota “cuando estés lista ” no necesitarás apoyos de ningún tipo, y así fue… ahora sólo la distribuyo”. Esto quiere decir que uno llega a un punto en que somos nosotros los que logramos el cambio interno desde la experiencia del agua diamantina.

Si quieres conseguir agua diamantina, puedes hacerlo a través de algún entendido que pueda regalarte una botella, o de sitios que la ofrecen. No olvides que no es posible fabricarla ni comprarla, por eso, existen distribuidores en todo el país de agua, aquí en la comunidad por Facebook Agua Diamantina que se proporciona gratuitamente,  puedes encontrar de algunos de ellos, por región y contacto.

www.ciudadzen.com