La prosperidad, como todo lo demás en tu vida, es una extensión de tus pensamientos, creencias y emociones. Si no estás experimentando la prosperidad, entonces algo tiene que cambiar. Es la vieja historia: Si sigues haciendo siempre lo mismo vas a continuar consiguiendo lo mismo.

La mayoría de las personas que no se sienten prósperos piensan que hacer un montón de dinero es la clave para la prosperidad. No es así. La definición de una prosperidad real implica siempre a los sentimientos. Por ejemplo: Si eres próspero, te sentirás cómodo, sano, satisfecho, y te gustará la vida. Mucha gente hace un montón de dinero pero no se siente próspera.

En la búsqueda de la prosperidad, tu meta podría ser el vivir una vida cómoda y llena de alegría y satisfacción. La pregunta es, cuánto dinero se necesita para que eso suceda? La respuesta: los ingresos no son el factor determinante. Lo que piensas durante todo el día, el sentirse amado, apreciado (empezando por ti mismo) es lo que realmente afecta nuestro nivel de prosperidad. Cuando alejes de ti la nostalgia, la tristeza, el miedo es cuando podrás empezar a ver la belleza de la vida y a partir de ahí tendrás todo lo que necesitas para crear la vida que deseas.

La escasez, o no tener suficiente, es un sentimiento y un hábito, que se pueden cambiar. Mientras veas lo que te falta y no lo que tienes, esto es lo que obtendrás. Para poder cambiar un hábito, tienes que trabajar contra tu tendencia en quedarte donde estás. Puedes empezar una vida diferente y para ello empieza por ver tus cualidades y olvídate de tus defectos.

La gratitud y la aceptación son los primeros pasos hacia la prosperidad. ¿Qué es lo que tienes en estos momentos? ¿Cuales son tus cualidades ? Empieza pues por aceptar y ser feliz con lo que tienes AHORA. Quizás estés en una situación difícil, pero intenta aceptar lo que tienes sin quejarte. Quejarse atrae lo que no quieres, atrae más sobre lo que estás quejando, no lo olvides.

Desarrolla el hábito de la gratitud. Al final del día, haz una lista de gratitud – incluso si es sólo mentalmente. Haz un inventario de lo que tienes y de lo bueno que ha ocurrido – no importa lo trivial que pueda parecer. Cambia pensamientos tales como “olvide de hacer esto o aquello”, “No he obtenido esto o aquello” y consigue ver únicamente lo bueno del día por muy pequeño que sea y por favor olvídate de la palabra PERO.

Si te sientes solo y aislado, haz un esfuerzo para conectarte con otras personas. 

Mira a tu alrededor. ¿Qué cosas tienes que no te gustan? Aprécialas. Dedica tiempo cada día para disfrutar de lo que tienes y si realmente hay cosas que no te gustan, puedes venderlas, cambiarlas o regalarlas. Cuando estés satisfecho con lo que tienes ahora vendrán a ti formas, ideas para conseguir más. Si no estás contento con lo que tienes y deseas cambiar lo que es en este momento, estas mandando un sentimiento de carencia que te va a producir más de lo mismo.

 

SOBRE EL DINERO:

La mayoría de la gente quiere manifestar dinero cuando aprenden la existencia de la ley de la Atracción. Esto está muy bien. La gente quiere más dinero . El dinero se necesita para conseguir más cosas, PERO PIENSA EN LO SIGUIENTE: Si pudieras tener 10 millones de euros/dolares, pero no pudieses comprar nada con ellos, ¿ Querías aún este dinero? Claro que no. Es lo que el dinero puede comprar lo que más queremos. En lo que debemos centrarnos es más en los sentimientos que sentimos al poseer o hacer las cosas que deseamos, gracias al dinero y no en el dinero en si mismo. Nuestro enfoque sobre las cosas que queremos y amamos inicia el proceso de atracción.

Muchas personas pierden su esfuerzo mental tratando de manifestar dinero, para que después puedan tener lo que más desean, pero ¿no es más fácil pensar directamente en lo que deseas y dejar que el Universo elija el modo como lo obtendrás.?

NO OBSTANTE, si la obtención de dinero en si, crea en ti sentimientos de gratitud y amor, adelante con ello, pero cuidado en no caer en la trampa de querer más dinero para tener suficiente o para no quedarte sin…o para poder pagar esto o lo otro…Y a sabes, pensar de esta manera proviene de un sentimiento de carencia o de falta de… y con sentimiento obtienes exactamente esto: FALTA DE O CARENCIA.

Este mes, intenta reconocer tus pensamientos y hábitos que expresan escasez y luego haz algo cada día para cambiarlos. Un paso cada día, por pequeño que sea, va a modificar y a crear nuevos hábitos.

www.cuantona.com