Por Raimundo Silva
Life coach

No hay nada más antagónico a la seguridad que la incertidumbre. Todos queremos seguridad, sin embargo en la escala del tiempo es más recomendable amigarse con la incertidumbre, ya que nos guste o no, nos acompañará toda la vida en muchos aspectos.

El modelo convencional de éxito y progreso nos ha hecho creer que la seguridad es el fin último de todos los esfuerzos que hacemos para sacar adelante nuestras vidas, pues nos protege del desamparo y del fracaso. La seguridad cotiza muy bien en el mercado porque se presenta como una respuesta al miedo, y es tan poderosa que la hemos institucionalizado mediante diversos organismos que la justifican y la sostienen: la industria farmacéutica, la industria financiera, las compañías de seguros, los ejércitos, el sistema penitenciario, etc. Sin embargo lo que nunca nos han dicho es que la seguridad es sólo una ilusión, un anhelo. No es posible garantizarla porque no existe.

Aceptar la incertidumbre es aceptar la realidad más allá de lo que nosotros podemos controlar, es abrirse a las infinitas posibilidades del Universo, dando lo mejor de nosotros, pero a la vez siendo capaces de soltar los resultados… sin miedo.

Whatsapp: +569 9638 1496