La sexualidad es un factor ligado a la salud de manera muy directa. Ya que mientras más activos somos sexualmente mejor nos sentimos, eso es un hecho. La vida en pareja aporta varios beneficios en cuanto a ese ideal. Sin embargo, son aquellos enamorados quienes deciden abrirse a nuevas experiencias los que alcanzan otros niveles de placer. En este camino suelen aparecer las relaciones tántricas, las cuales son, según aseguran muchos, el medio para llegar al orgasmo más plenamente.

Se trata entonces de una manera de practicar tu sexualidad, en la que lo importante es el recorrido y no el final. El orgasmo, es considerado en el pensamiento tántrico, el cierre de la experiencia y no el tope de ella. Disfrutar de la conexión física es necesario, pero lo que ocupa el primer lugar en esta práctica es la conexión espiritual. Muchas personas se están uniendo a esta forma de disfrutar de la intimidad por los beneficios que aporta a la vida en pareja.

Ábrete a la experiencia y sal de la cotidianidad del sexo. Si realmente no conoces nada sobre el tema ¡Descuida! No es algo muy difícil de digerir. Solo debes estar dispuesto a conocer tus deseos y los de tu pareja. Para que ambos, disfruten a plenitud del placer de un orgasmo que estalle en sensaciones y emociones.

 

CONVERSAR CON TU PAREJA ES EL INICIO DE TODO…

La comunicación es primordial para que determinen qué es lo que realmente disfrutan de su sexualidad. Debes saber qué es lo que esperan realmente el uno del otro, antes de practicarlo. La monotonía en el sexo es algo en lo que las relaciones tántricas no te permite caer. Esto se debe a que la intensidad de la conexión espiritual que logran las parejas a través de esta forma de placer, deja tantos beneficios como mejoras en la relación.

El apego extremo tampoco es algo que se practique en este tipo de relaciones. Puesto que se considera dañino para la salud de la vida en pareja. Cuando existe mucho apego físico constante, se torna aburrido y se cae en la costumbre. Las relaciones tántricas mantienen la idea de que cada uno debe tener su espacio, ya que es en el momento de encontrarse en la pasión de su sexualidad cuando deben fundirse en un solo ser.

La comunicación, también es algo que debe estar presente antes, durante y después de todas las relaciones tántricas. Así, sabrán que hacer uno con el otro en todo momento. Esta práctica mantendrá su salud mental en sintonía y en calma. Evita el estrés por averiguar si lo que están haciendo va en la dirección adecuada.

 

¡LA SEXUALIDAD DE LOS SENTIDOS EXPLORADA!

Somos capaces de sentir en cada rincón de nuestro cuerpo, pero no nos damos cuenta de ello. Algo fundamental, en las relaciones tántricas es el reconocimiento del sentir del otro. Es decir, como pareja cada uno debe encargarse del placer del otro. Este pensamiento se torna algo egoísta en las relaciones cotidianas. Las cuales, por lo general, se basan en el placer individual.

Las relaciones tántricas tienen como premisa activar la sensibilidad en todas las zonas erógenas del cuerpo ¡No sólo los genitales son capaces de percibir el placer! Cada lugar que toque tu pareja debe poder dar unRea sensación placentera al momento de la intimidad.

¡Las puertas del alma son tus ojos! Dale fuerza a tus relaciones tántricas con las miradas

El contacto visual con tu pareja te ayudará a entender qué quiere. Es mediante la vista que podrán contarse todo lo que están sintiendo sin necesidad de decir una sola palabra. Los beneficios de una relación que está bien emocionalmente son: la comunicación y la confianza. No debe existir timidez al encontrarte con los ojos de tu amor, mientras disfrutan de una manifestación de sexualidad tan potente como el sexo tántrico.

 

LOS BENEFICIOS DEL FLUIDO DE ENERGÍA ENTRE LAS PAREJAS DURANTE EL SEXO

Como se ha mencionado, en este tipo de relaciones no importa llegar al orgasmo, sino el camino para llegar a él. Disfrutar de cada caricia, apreciar cada roce es lo principal. Si en este punto aún sientes la necesidad de ir directamente a la penetración, debes volver al inicio. El juego con la concentración que se aplica en el sexo tántrico es similar a la del yoga. La calma y el control de la ansiedad son claves para disfrutar a plenitud del encuentro con tu pareja.

¡Libera tus energías y cárgate con las de tu pareja! Debes entender que, ambos, están disfrutando del momento con el otro. Que no hay prisa ni apuro, solo placer. Si sientes que el orgasmo ya es incontrolable, juega con tu respiración y encuentra tu calma. Incluso, este proceso hará más divertida la nueva experiencia carnal y espiritual que están descubriendo en el otro.

Lo ideal de disfrutar el tiempo que duren las relaciones tántricas es que se trata de una preparación para el final. Ninguno de los dos, puede quedar insatisfecho. El placer les pertenece a ambos y lo fuerte de la conexión que tengan, será lo que determinará lo potente que será su encuentro sexual.

 

¡SALUD! POR UN ORGASMO BIEN ALCANZADO…

El orgasmo tántrico, en el que ambos cuerpos vibran desenfrenadamente. Es sin duda, la manera de decirle al otro que todo lo que hizo te dio placer. Cuando no te concentras en terminar si no en gozar del proceso, disfrutas más cuando ocurre el clímax. Las relaciones tántricas promueven los juegos previos, que permiten que el final sea explosivo. No existen limites para conocer las profundidades de tu sexualidad ni la de tu pareja.

Estas relaciones le dan salud a la intimidad a un nivel muy profundo. Más allá de lo carnal, te expone ante la otra persona a un nivel emocional. En definitiva, te abres a experimentar el deseo con la pasión, de manera pura y desenfrenada a la vez. Por lo tanto, comunícate con tu pareja y enséñale las posibilidades del sentir que ofrecen las relaciones tántricas. Recuerda que, el orgasmo femenino es diferente al orgasmo masculino y conocerse es la clave del placer.

Relaciones tántricas: explorando la sexualidad de los sentidos