«La niñez, cimiento biográfico, padres co-formadores amorosos de este cimiento”

Como la flor anuncia al fruto
Así, la niñez del ser humano
Es la promesa de su vida futura
(Rudolf Steiner)

La Biografía humana es la Inscripción que cada persona deja en la tierra desde el momento del nacimiento hasta su muerte.

Nuestra biografía está regida por leyes generales,  y por aspectos particulares e individuales.

Se divide en tres grandes fases. La primera abarca desde el nacimiento hasta los 21 años, podríamos decir que es la etapa en que se crea y forma el instrumento. La siguiente etapa, va desde los 21 a los 42 años, período en el cual la tarea es afinar el instrumento, fase de la madurez terrena,  etapa del proceso de individuación. La tercera sería la etapa en que deberíamos tocar nuestra melodía, etapa de realización, entrega, y de realizar nuestra “misión” biográfica.

Quién soy Yo? Cuál es el sentido de las crisis, de los sufrimientos, de los acontecimientos, muchas veces inexplicables?. Cuál es mi misión aquí en la tierra?, son preguntas que afloran de tiempo en tiempo en nuestra vida.

Las respuestas a estas preguntas podrán encontrase a  través del Trabajo Personal con la propia Biografía, rescatando el pasado, analizando nuestra situación presente. Esta encuentro con nosotros mismos a través de la propia biografía nos otorgará la posibilidad de vivir nuestra vida de manera más libre y consciente.

En la primera etapa, nuestra individualidad  se va formando a través del vínculo con el mundo, y nos predispondrá a tener una mirada de nosotros mismos y del mundo. En esta  primera etapa biográfica, el mundo son los padres, quienes serán los principales formadores de nuestra estructura humana.

La Terapia Biográfica es una enriquecedora posibilidad para los padres de conocer las leyes biográficas de la infancia, la condición existencial del niño/a en esta etapa, al mismo tiempo de ir al encuentro de la propia infancia y la de sus hijos. Se podrá comprender qué es lo que necesitan los hijos de los padres, para formarse seguros y confiados en sí mismos. Lo central que necesita vivenciar un niño pequeño es sentirse bienvenido al mundo, y confiado en que este mundo al cual ha llegado es bueno, esta experiencia le otorgará la confianza base para la vida (cimiento biográfico).

Cristina Pfeifer Montaldi.
Educadora Diferencial y Terapeuta Biográfica
cristina.pfeifer.m@gmail.com

“Espacio Integración”,  sanación y desarrollo humano.
www.espaciointegracion.cl