Por Joselyn Toledo Vega (Naturópata)

El Dr. Edward Bach fue un estudioso, un investigador, un filósofo, un visionario y un poeta, logró explicar la esencia del ser humano de una manera clara y sencilla, invitando a todo el mundo a conocer y expresar sus emociones por medio de la terapia acompañado de la medicina de las esencias florales que nos transmiten la vibración energética de la planta.

Las plantas pertenecen a un reino de una frecuencia vibratoria más elevada a la nuestra, por ello cuando las utilizamos estamos adquiriendo su energía y nos ayuda a elevar nuestra vibración, y ello es válido para cualquier forma de uso, ya sea a través de la fitoterapia, homeopatía, esencias florales, etc. siempre que las utilicemos podemos inundarnos de esta preciosa energía en menor o mayor grado.

El Dr. Bach tenía una sensibilidad y capacidad de observación excepcionales, elaboró vacunas a partir de 7 grupos bacterianos intestinales y luego las reconvirtió a orales homeopatizadas (nosodes) y se da cuenta que pacientes de determinadas patologías presentan similares características y problemas de carácter emocional, prescribía el remedio solo con observar y escuchar al paciente, de aquí surge la teoría de que la enfermedad se origina primero en el campo mental de la persona.  Una mañana temprano, atravesando un campo lleno de rocío, se le ocurrió que cada gota de rocío, calentada por el sol, adquiría las propiedades energéticas y curativas de la planta donde se encontraba, al traspasarse la vibración energética de la planta al agua, por medio de la exposición al sol. Esto lo llevó a dejar de lado sus métodos homeopáticos y desarrollar un método propio para preparar los remedios utilizando la memoria del agua pura.

En la medicina antigua se utilizaba la teoría del signo, o signatura, que refiere a la interpretación de que las plantas transmiten el signo de sus virtudes terapéuticas, el Dr. Bach comprendía este conocimiento y observó las similitudes entre los arquetipos en las flores y en los humanos, fue desde la forma a la función y utilizó las flores porque corresponde a la parte más espiritualizada de la planta, ahí reside la virtud.

No solo crea un método propio de remedios florales, sino que crea un modelo filosófico para terapeutas, donde enseña el lenguaje mental, emocional y corporal del ser humano y explica principios fundamentales de la existencia humana en la tierra, para el Dr. Bach nuestra vida actual no es más que un momento en este proceso, “un día de colegio”, el hombre encarna para obtener conocimiento y experiencia y así corregir los defectos, errores o faltas que lo hacen imperfectos.

Dice el Dr. Bach: “…la enfermedad, en apariencia tan cruel, en sí es beneficiosa y existe por nuestro bien, y si se la interpreta correctamente nos guiará para corregir nuestros defectos esenciales”… para él, las enfermedades son defectos como el orgullo, la crueldad, el odio, el egoísmo, la ignorancia, la inestabilidad y la codicia, cualquier tipo de enfermedad llevará a descubrir el defecto existente bajo la aflicción.

El Dr. Bach explica claramente esta relación defecto – enfermedad “…Por ejemplo, el orgullo, que es arrogancia y rigidez de la mente, dará lugar a esas enfermedades que producen estados de rigidez y envaramiento del cuerpo. El dolor es el resultado de la crueldad, en tanto que el paciente aprende con su sufrimiento personal a no infligirlo a los demás, desde un punto de vista físico o mental. Las consecuencias del odio son la soledad, los enfados violentos e incontrolables, los tormentos mentales y la histeria. Las afecciones introspectivas, neurosis, neurastenia y condiciones semejantes, que privan a la vida de tanta alegría, están provocadas por un excesivo egoísmo. La ignorancia y la falta de discernimiento traen sus dificultades propias a la vida cotidiana y además, si se da una persistencia en negarse a ver la verdad cuando se nos brinda la oportunidad, la consecuencia es una miopía y mala visión y audición defectuosa. La inestabilidad de la mente debe llevar en el cuerpo a la misma condición, son todos esos desórdenes que afectan al movimiento y a la coordinación. El resultado de la codicia y del dominio de los demás son esas enfermedades que harán de quien las padece un esclavo de su propio cuerpo, con los deseos y las ambiciones frenados por la enfermedad…”

Las esencias florales ayudan a transmutar el defecto en virtud, ya que aumenta la frecuencia energética de la persona gracias a la frecuencia de la virtud contenida en las flores, el orgullo es el defecto y la virtud correspondiente es la humildad, la crueldad se transforma en compasión, el odio se transforma en amor, el egoísmo en devoción por los demás, la ignorancia en experiencia, la inestabilidad en autodeterminación, y la codicia en libertad.

El Dr. Bach explica “…La prevención y curación de la enfermedad se logrará descubriendo lo que falla en nosotros, y erradicando ese defecto con el recto desarrollo de la virtud que la ha de destruir; no combatiendo el mal, sino aportando tal cantidad de la virtud opuesta…”

contacto@tiendanaturista.cl

Facebook: Tienda Naturista