Por Patricio Aravena P.
(Terapeuta en BIomagetismo desde el 2010. Formado por E. Rodas)

La terapia magnética es un tratamiento natural por medio de la aplicación de campos magnéticos (imanes). Cuando se colocan los magnetos en el cuerpo, los campos magnéticos penetran a través de la piel y huesos provocando que la circulación sanguínea aumente y estimule el organismo mejorando la salud. Su uso puede ser curativo o preventivo y se emplea principalmente para aliviar dolores. Tiene la ventaja de ser no ser invasiva y NO tener efectos secundarios. Se ha observado que mediante la terapia magnética muchas personas encuentran una solución a dolencias que no habían podido sanar.

Biomagnetismo

El Biomagnetismo Medicinal, también denominado como método del Par Biomagnético, es una terapia que utiliza imanes, los cuales deben tener como intensidad mínima unos mil gauss de potencia. El precursor de este método, el doctor alópata Isaac Goiz, de nacionalidad mexicana, descubre el concepto, entendiéndose como dos pares o puntos en el cuerpo que están asociados con gérmenes patógenos de una misma especie. El pH (potencial de hidrógeno) es la medida de la acidez o alcalinidad de una disolución. El pH óptimo para mantener un estado físico sano y libre de enfermedades es un pH neutro en la sangre. Cuando existe la presencia de gérmenes patógenos, tales como virus, hongos, bacterias y parásitos, el pH se vuelve más ácido o más alcalino dependiendo de qué tipo de microorganismo se trate. Al impactar con los imanes, se restablece este equilibrio y los gérmenes patógenos no pueden vivir en tal medio, por lo que son eliminados.

¿Cómo nos puede ayudar?

El Biomagnetismo es una terapia muy efectiva, no invasiva, preventiva y equilibradora. En general, este método es compatible con cualquier otra medida terapéutica y no se contrapone con otros tratamientos.

¿Cómo es el tratamiento?

Se realiza un rastreo del cuerpo, a través de lo que llamamos “respuesta muscular inteligente del cuerpo”. Según Goiz, el hemicuerpo izquierdo del cuerpo permanece despolarizado por las ondas de milivoltios generadas por el corazón. Es por esta razón, que se testea la respuesta muscular del hemicuerpo derecho, tal y como se muestra en la foto (acortamiento del pie derecho). Cuando el cuerpo del paciente responde con un acortamiento o un alargamiento del pie derecho, se coloca un imán en el órgano señalado verbal y/o mentalmente por el terapeuta, y en seguida se coloca la polaridad opuesta en el par que hace resonancia con el órgano afectado. En esas áreas del cuerpo, instalamos los imanes por encima de la ropa, y al cabo de pocos minutos, el magnetismo restablece el equilibrio del pH en esos tejidos, impidiendo el desarrollo de los patógenos. El organismo, libre de agentes patógenos, es capaz de recuperar la función perdida y regenerar esos tejidos, en la mayoría de los casos. El límite de esta terapia se relaciona con el nivel de daño que tengan los tejidos, más que con el tipo de síntoma que presenten. Las únicas contraindicaciones del Biomagnetismo, es que no puede aplicarse a una persona que vaya a comenzar una quimioterapia intravenosa. Si se ha sometido a este tratamiento recientemente, o está actualmente realizándolo, no es conveniente tampoco, por lo que hay que esperar, al menos seis meses después de terminado, para tratarse con Biomagnetismo. También si la persona tiene un marcapasos, debe avisar y estar muy alerta a no recibir imanes por sobre o cerca del área del marcapaso.

¿Qué trastornos o enfermedades pueden tratarse con Biomagnetismo?

Por lo general el Biomagnetismo actúa bastante bien en todo tipo de enfermedades. Entre las más importantes podemos destacar:

terapias-biomagnetismo

www.imanesysalud.cl