Por Joselyn Toledo Vega
Presidenta ONG Naturópatas para Chile

La fitoterapia se ha utilizado desde la existencia de la humanidad, y se refiere al uso de plantas medicinales o sus derivados con fines terapéuticos, para prevención o tratamiento de patologías. Actualmente la ciencia confirma la presencia de compuestos químicos con acciones farmacológicas en las plantas, denominados principios activos (sustancias que portan y producen el efecto medicamentoso).

Gracias a estos descubrimientos podemos confirmar el efecto de las plantas medicinales y lo que es muy importante, y generalmente suele olvidarse, sus contraindicaciones e interacciones ya sea con medicamentos, otras plantas e incluso alimentos.

Las plantas tienen efectos sobre nuestro organismo y es por ello que es necesario utilizarlas de manera segura y responsable conociendo todos sus beneficios y contraindicaciones ya que su efecto no es inocuo, por ejemplo, la  planta toronjil melisa (melissa officinalis) recomendada para el sistema nervioso y digestivo que además gracias a la acción de su compuesto el ácido rosmarínico tienen una acción antiviral indicada especialmente en casos de herpes simple, no pueden utilizarla personas que presenten hipotiroidismo pues presenta un efecto antagónico con las hormonas tirodeas, el rizoma del jengibre (zingiber officinale) es muy rico en almidón, contiene también lípidos, y vitaminas, especialmente vitamina C, tiene efectos muy positivos como digestivo y tonificante ya que su rizoma estimula la secreción de saliva y jugo gástrico así como la actividad lipasa, aumenta el tono de la musculatura intestinal y activa el peristaltismo, pero no se debe utilizar en caso de diabetes y problemas de coagulación porque aumenta la glicemia, tampoco al consumir conjuntamente con medicamentos para la hipertensión ya que potencian su efecto y podrían ocasionar una  caída de la presión arterial, y debe utilizarse con precaución en individuos que padezcan úlcera péptica u otras afecciones gástricas.

Otro punto importante a destacar es seguir la dosificación correspondiente y el tiempo adecuado de uso, ya que una misma planta que es beneficiosa puede transformarse en una tóxica si no se utiliza en la medida correcta, por ejemplo, el boldo (peumus boldus) con acción digestiva e indicado para normalizar el funcionamiento de la vesícula biliar, no se debe usar en infusiones demasiado concentradas, ni dejarlo reposar por más de 10 minutos ya que contiene alcaloides como la boldina y taninos que al pasar este tiempo comienzan a extraerse en el agua, tampoco se usa por periodos prolongados de tiempo, además, está contraindicado en caso de obstrucción de las vías biliares, afecciones hepáticas, litiasis biliar y otras afecciones que requieran control médico, ni en embarazo, lactancia, ni en niños menores de 10 años.

Es necesario mencionar que para utilizar las plantas hay que buscar que estén bien identificadas para asegurar que es la planta que corresponde, tener consciencia del uso responsable y siempre tener prudencia con las mujeres embarazadas y los niños.

Finalmente, por todo lo señalado, recomendamos asesorarse con un naturópata para conocer el adecuado uso seguro de las plantas medicinales y para conocer el uso de la Medicina Natural, recordando que lo principal es adoptar un estilo de vida saludable y buscar la causa de los trastornos, eliminar hábitos nocivos para la salud y seguir el camino natural.

naturopatasparachile@gmail.com
naturopatasparachile