La moxibustión es una técnica de la medicina oriental y que utiliza la raíz prensada de una planta especial llamada artemisa o altamisa para realizar sus labores terapéuticas en los pacientes. La palabra moxa significa en chino, terciopelo y es una hierba obtenida de la planta. Esta metodología de sanación es muy usada en países como Corea, Vietnam, Japón, Mongolia, Tíbet, además de China. La idea de la moxibustión es hacer uso de todas las propiedades medicinales de la artemisa, que mezclada con calor, puede reequilibrar la salud general de la persona y ayudar a diversos problemas y enfermedades.

El 16 de noviembre de 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la declaró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Esto refuerza la característica seria de esta técnica médica, en la cura, sanación y prevención de afecciones humanas.

Cómo trabaja
El nombre de este método proviene de una palabra japonesa denominada mogusa, que es un tipo de hierba generado del proceso de molienda de las hojas de la artemisa. Una vez molidas las hojas, se fabrican unas especies de cigarrillos pequeños, denominados moza, que cuando se queman generan un calor de tipo uniforme, sin hacer chispas. La combustión de la moxa es lenta y a este proceso es que le llaman moxibustión. Los proveedores de artemisa por lo general, la envejecen la muelen, hasta que se transforme en polvo.

La moxibustión se puede complementar con acupuntura u otras técnicas alternativas. Existen distintas formas de aplicar dicha técnica:

Moxibustión con puros:
En este se usa la artemisa prensada en forma de puro. Se enciende uno de los extremos y se coloca a unos cuatro centímetros de la piel, en distintas zonas. El tratamiento traerá beneficios si se mantiene el puro de esta forma unos quince a veinte minutos como promedio por cada punto o lugar corporal.

Moxibustión con conos:
En esta forma, se aplica la planta de artemisa prensada en forma de pequeños conos, que van colocados sobre ciertos puntos específicos que también usa la acupuntura. Estos conos rellenos se encienden para transmitir el calos de la brasa al cuerpo de la persona. Estos se pueden aplicar de manera directa en la piel o sobre láminas de ajo o jengibre.

Moxibustión con Reionki:
En este tipo de combustión, se usan unos instrumentos llamados reionkis y que están hechos por un tubo interior donde se coloca la artemisa y uno exterior que se aplica encima del cuerpo. A través de este instrumento se introduce el calor al organismo por la piel. Se puede usar sobre un punto en específico o en zonas más extensas.

Moxibustión con agujas templadas:
En esta forma se aplican un poco de artemisa en forma de bolita sobre un extremo de la aguja de la acupuntura y con el otro extremo se pincha la zona corporal que se pretende tratar. Esto se lleva a cabo con la artemisa prendida para que el calor llegue transportado por la punta de la aguja.

 

BENEFICIOS:

La moxibustión se usa generalmente para terminar con los estancamientos de sangre o energía. Al estimular los puntos, los impulsos provocados por la artemisa, llegan a las terminaciones nerviosas de la piel provocando una dilatación de los capilares, lo que mejora la circulación a nivel general del cuerpo. También actúa en las zonas específicas que se están tratando. La moxibustión puede tratar trastornos en las articulaciones, como artritis o artrosis; o problemas derivados del frío o la humedad, como rigidez lumbar.

En términos generales, sirve para: regular el sistema digestivo, evitando problemas de digestiones pesadas o nauseas; controlar el sistema reproductor, impedir trastornos de la menstruación; lograr una mayor producción de glóbulos rojos y blancos, sumado a hemoglobina; evitar cansancio prolongado, fatiga de piernas y brazos; mejorar la coagulación y la capacidad para generación de anticuerpos; y evitar fatiga. También puede evitar dificultades musculares crónicas, bronquitis, asma, pulmonía, estreñimiento, problemas gástricos, diarrea, estreñimiento, retención de líquido, deformidades espinales, hemorroides, etc.

www.sanoynatural.cl