Por Verónica Guzmán

El cerebro es uno de los órganos más importantes porque brinda las indicaciones que nuestro cuerpo tiene que hacer.

El ejercicio físico es ideal para fortalecer los huesos y los músculos; sin embargo, no sólo es importante mantener sano esta parte de nuestro cuerpo, sino lograr un bienestar integral, incluyendo los órganos que son fundamentales pero que creemos equivocadamente que no podemos ejercitar. Por ello la práctica de Yoga es una de las mejores alternativas para mantenernos saludables, pues además de ayudarnos a tener un equilibrio físico, espiritual y mental aporta excelentes beneficios en todo el cuerpo,especialmente a nuestro cerebro, el cual es uno de los órganos más importantes.

El cerebro es como el director de una orquesta, pues da las indicaciones a todo el cuerpo sobre lo que tiene que hacer, le da respuesta a todos nuestros estímulos y nos permite sentir, pensar, imaginar, movernos, aprender, hablar, crear, resolver problemas, tomar decisiones y mucho más…

cerebro

La práctica de Yoga es ideal porque se realizan movimientos aeróbicos y anaeróbicos, los cuales ayudan a aumentar la capacidad cerebral, ya que las contracciones musculares que se realizan incrementan la relajación de los músculos; asimismo incentivan las tareas cognitivas como la memoria, los tiempos de reacción y el control del cuerpo, aumentando la atención en las actividades que realizamos, además gracias a que las posturas oxigenan y tonifican por medio del riego sanguíneo las neuronas y el cerebro, éstas desarrollan las funciones cerebrales como el intelecto y la retención de información. Todo esto funciona no sólo porque no porque las posturas sean relajantes, sino porque se aprende a gestionar el estrés fisiológico, lo que despliega beneficios neurofisiológicos.

En la India, como un tributo a Ganesha en su templo, se realiza una secuencia llamada Thoppu Karanam, misma que se usa en las escuelas con los estudiantes para estimular el cerebro. Aquí te mostramos como hacerla.

1.- Ponte de pie, coloca la punta de tu lengua en tu paladar y con tu mano derecha toca el lóbulo izquierdo de tu oreja y masajéalo durante 5 o 10 respiraciones para que estimules el hemisferio derecho de tu cerebro. Realiza lo mismo pero de forma invertida con el lóbulo derecho de tu oreja para que ahora estimules tu hemisferio izquierdo.

2.- Toma tu lóbulo izquierdo con la mano derecha y el lóbulo derecho con tu mano izquierda y hazles un masaje a ambos para equilibrar los hemisferios.

3.- Sin soltar tus orejas, flexiona tus rodillas como si hicieras una sentadilla y quédate ahí 10 segundos para activar tu mente y cuando estires quédate ahí durante 5 respiraciones.

4.- Finalmente siéntate en una postura cómoda para que puedas observar tus sensaciones y emociones.

El cerebro también necesita ejercicio, y que mejor que hacerlo con Yoga, ya que nos ofrece más beneficios para este órgano que otras actividades física.

revista.ciudadyoga.com